jueves, diciembre 29, 2011

Hummus a la vikinga

Con el vikingo nos pasa frecuentemente que yo le enseño una receta y al final él se vuelve el maestro y viceversa. En mi casa soy yo la diosa de la tortilla de patatas (que me enseñó él) pero él es el experto en hacer hummus (que le enseñé yo). Hoy les contamos la receta del hummus versión vikingo.

Una cosa importante del hummus (en realidad de cualquier plato, pero este más) es que la cantidad de ajo y limón es al gusto. Esta receta es bastante moderada en ambas cosas.

Como se nos olvidó sacarle fotos al que hicimos, me traje esta de blisstree.com


INGREDIENTES
siento eso de que las medidas sean "dedos de vaso", pero es que el vikingo mide así, de hecho tiene un vaso de Ikea guardado que es con el que mide...)

1 bote de garbanzos cocidos grande
3-4 dedos de vaso de tahini o 12-15 gotas de aceite de sésamo
4-5 dedos de aceite de oliva extra virgen
2 dedos de limón ácido
Una pizca de sal
1/2 diente de ajo

Para decorar y servir:
Un chorrito de aceite de oliva
Una pizca de pimentón dulce (paprika)
Perejil

PREPARACIÓN
Es tan fácil que da rabia: se pone todo en un recipiente alto, se procesa o tritura... y listo. Se puede hacer con la minipimer o en la licuadora. Hay que estar un rato para que quede fino de textura. Luego se prueba y corrije la sal y se pone en un recipiente. Encima un chorrito de aceite de oliva, el pimentón dulce y el perejil. Voilá.

miércoles, diciembre 28, 2011

Va de libros... el 2011

Entonces yo creía que había sido un año puerco porque leí poco... más que el 2010, pero mucho menos que en el 2009. Y si me comparo con el vikingo se me cae el afro al suelo, porque este tío se ha pasado más de 50 novelas este año (de las cuales unas 15 son de más de 900 páginas... y encima está por debajo de los 70 y pico del año pasado). Entonces me puse a hacer el balance literario del 2011 y me di cuenta de que no habré leído tantísimo, pero fue un año en el que disfruté de la lectura, incluso me enfadé con libros que me parecen un atentado (el peor encima es premio literario, PLOP).





He aquí los libros que leí en el 2011, clasificados por estrictísimo orden de gusto personal*:


LOS BUENISISISÍMOS

Freedom, de Jonathan Franzen**
The help, de Kathryn Stockett (la crítica la haré pronto)
Kafka en la orilla, de Haruki Murakami

LOS MUY BUENOS

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de Haruki Murakami
Juntos nada más, de Anna Gavalda
Los ojos del dragón, de Stephen King (crítica pendiente, me acabo de dar cuenta de que no la hice)
A fraction of the whole, de Steve Toltz

LOS BUENOS

Lágrimas en la lluvia, de Rosa Montero
Un día, de David Nicholls
The slap, de Christos Tsiolkas
No hay silencio que no termine, de Ingrid Betancourt (no ficción)

LOS NI FÚ NI FA

Lo mejor que le puede pasar a un croissant, de Pablo Tusset**
Marcelo en el mundo real, de Francisco Stork
The particular sadness of lemon cake, de Aimee Bender
Cuando Dios era un conejo, de Sarah Winman
Let the great world spin, de Colum McCann

LOS MALOS

El contenido del silencio, de Lucía Etxebarria
Asesinos sin rostro, de Henning Mankell

EL PEOR
Tan cerca del aire, de Gustavo Martín Garzo


LOS QUE NO PUDE ACABAR:

Puro fuego, de Joyce Carol Oates (en realidad creo que lo intenté leer en un momento de dispersión extrema, le daré otra oportunidad porque pintaba muy bien y, ahora que lo recuerdo, no sé por qué no seguí leyéndolo)
El consuelo, de Anna Gavalda (demasiado dilatado todo, no tiene una dirección clara, no ha expectativa alguna, el protagonista me valía un pepinazo)

*quedan fuera de la lista las obras de teatro y libros teóricos
** sospecho que estos dos los leí en el 2010, pero como no me consta, los incluyo en la lista del 2011

Acabo de terminar de leer Misery, de Stephen King y empezaré el 2012 con uno de mis autores favoritos: Haruki Murakami y su 1Q84 (Libro 1 y 2). La próxima semana haré una lista de mis favoritos de todos los tiempos, a ver qué les parece!

martes, diciembre 27, 2011

Cosas que me emputan: venga a subir una cosa y otra

Ahora hay que pagar un euro por receta médica, así porque sí y cueste lo que cueste el medicamento recetado. Habrá casos en que salga más a cuenta pagar el medicamento directamente: si vale dos euros, el seguro me cubre el 60 céntimos (me quedan 1,40 por pagar) y tengo que pagar 1 euro adicional... (me sale por 2,40 euros) taráaaan, mejor lo pago completo de mi bolsillo. Esta brecha será más grande para la gente cuyo seguro le cubre un porcentaje mayor del precio inicial, o sea, quien menos dinero tiene.

Ya, ya, un euro por receta no es mucho...

Ahora suben el metro un euro, así porque sí y de golpe. Gasto cuatro billetes T10 al mes, o sea que 4 euros más al mes. ¿Opciones? Comprarme una bici y pedalear 45 minutos de ida, 45 de vuelta (las vueltas a las 10 pm... no es plan, digo yo)

Ya, ya, un euro por billete puede sonar a poco.

Pero vamos a ver... el que viaja en metro -por regla general- no es precisamente el de más dinero. El de más dinero va en coche y tiene plaza de parking en su propia casa. El metro es una anécdota para la gente con mucho dinero.

Y el que va al centro de salud público -por regla general- tampoco es precisamente el de más dinero. El de más dinero puede pagarse un seguro privado y prefiere ir a las clínicas que paga, para no esperar. El servicio público es una casualidad que le toca aguantar a veces.

Entonces ¿qué p**** pasa? ¿Traslado del costo de la crisis a quien menos tiene?

Una de las cosas que se ha dicho mucho en estos días es que todos tenemos que poner de nuestra parte si queremos salir de la crisis. Vale, ¿pero no hay maneras menos absurdas? En serio, qué rabia me da que "poner de nuestra parte" no sea idear nuevas maneras de relación comercial (en vez de subir los precios), incentivar un menor consumo de energía eléctrica (en vez de subir la luz), etc etc etc.

Como se nota que las decisiones las toman los del grupo de dinero. Si no, no se entiende.

Ya, ya, ya sé que sueño demasiado.

¿Y si le aplicamos la eutanasia al sistema capitalista? Moribundo está, aunque los beneficiados nos hagan pagar para mantenerlo vivo con respiradores artificiales.

En algún punto la civilización se equivocó mucho...

lunes, diciembre 26, 2011

La hostia en verso

En Costa Rica los españoles tienen fama de varias cosas, entre ellas de mal hablados y gritones. Tras vivir unos cuantos años aquí y allá, tengo que decir que no son mucho más mal hablados ni mucho más gritones, sino de una manera diferente. Me explico:

Una persona promedio en Costa Rica usa cierta cantidad de ·tacos· o ·malas palabras·, pero conforme va cumpliendo años como que esa cantidad se reduce y los lugares donde se usan van disminuyendo. Lo de decir malas palabras es marca de grupo (pintas/macarras) o de edad (jóvenes/adultos jóvenes). Luego se puede soltar un madrazo de vez en cuando, pero en situaciones muy concretas.

Aquí usan los tacos como parte del idioma cotidiano y normal. Es decir, muchas expresiones se utilizan como si estuvieran diciendo cualquier cosa. Por ejemplo coñazo. Todo es un coñazo y da igual la procedencia del término. No es un taco, aunque lo parezca... si hasta el señor presidente lo dijo refiriéndose al desfile aquel...

Por otra parte tienen tacos que nosotros no tenemos y que, en muchos casos, son escatológicos... se defecan en todo, por ejemplo. También abundan las expresiones anti religiosas y su combinación. La hostia es muy popular (la hostia, la re hostia, darse una hostia, a toda hostia, mala hostia, ser la hostia, ¡hostia!) y en algunos momentos es sustituida por la leche (la leche, la re leche, a toda leche, mala leche, ser la leche).

Digamos que hay más variedad de malas palabras, usadas con mucha más naturalidad. Por eso nos da la sensación a los de “allá” de que acá son mal hablados. O sea, lo son, pero cuando habitúa el oído a que es parte del lenguaje normal, deja de crearte ese rechazo.

Sobre el volumen de la voz: no, no gritan más. En Costa Rica se grita mucho más, pero la voz es más aguda en general, sobre todo las de las mujeres. Las españolas (generalizo, me perdonarán) tienden a tener una voz más grave así que cuando hablan en volumen alto, retumban las paredes. Es una cuestión de fonemas: Joder (con esa Jjjjjjjota tan castiza que parece que se arrancan un trozo de garganta) dicho en volumen alto, sonará más contundente aquí que allá.

Entonces la combinación es la hostia en verso: palabras contundentes dichas con volumen contundente y pronunciación contundente... misterio resuelto.


PS. Dice uno de mis grandes amigos que miento con algunas diferencias, por ejemplo la de las visitas en casa. Si es así, me perdonarán las licencias poéticas. No tengo ninguna pretensión de ser fiel a la realidad, jiji.

viernes, diciembre 23, 2011

Feliz... pues eso...

A mí lo de la Navidad me resulta complicado. Es bonito y bla bla bla, ponemos árbol, que los regalos, que las cenas y bla ba bla... pero entendámonos: yo no puedo celebrarlo con mi familia tan lejos. O sea, lo celebro, pero siempre es como que me falta un cacho de cuerpo. Y así no hay fiestas que valgan.

Ahora, que tire la primera piedra quien no se pone nostálgico en estas fechas.

Pues eso. Feliz Navidad.

jueves, diciembre 22, 2011

Mari, mira qué cocina

Yo tengo costumbres curiosas. Una de ellas es mirar pisos a la venta, casas, cottages, chalets... me encanta husmear en las ventanas de las inmobiliarias y en sus páginas webs. Dentro de esta categoría está mirar páginas con mega casotas, y como derivación, me gusta husmear páginas de diseño de interiores.

Una de las partes de la casa que creo que más me costará diseñar o decidir cómo la quiero será la cocina. Por la sencilla razón de que termina siendo lugar de reunión y porque, como me gusta cocinar, sé que será unos de los lugares donde pasaré buenos ratos.

El otro día miraba páginas de este estilo y me encontré varias cocinas hermosas...

La primera es elegante pero a la vez, con los detalles en madera y los azulejos del suelo, tiene un toque acogedor.


 Esta me gusta por el contraste de las sillas negras sobre tanto fondo blanco. Además el suelo es de madera, punto para la cocina.


Cansada de tanto blanco esta me llamó la atención... tiene dos de mis colores favoritos, aún más favoritos si están juntos y... abajo a la derecha un estante para libros: ¡ideal! (ya sé que deben ser como de cocina, pero yo puedo poner novelas porque es mi cocina y en mi cocina pongo lo que tengo ganas de poner, hombreya)


Para la casa de la montaña encontré esta. Ya sé que no es la decoración sino la construcción lo que me gusta, pero el estilo bóveda me encanta. Además, como la anterior, una discreta librería nos recibe.


Aunque las formas son menos sinuosas, esta está de muerte con sus vigas de madera, la combinación de colores sobrios pero cálidos y la cantidad de luz. Love it


Ahora sólo queda tener un pedazo de casa donde me quepa mi cocina nueva ;) Y negociar con el vikingo, claro.

miércoles, diciembre 21, 2011

Lucía... no soy yo, sos vos...



En estos días terminé de leer dos novelas muy diferentes: Marcelo en el mundo real (Francisco Stork) y El contenido del silencio (Lucía Etxebarria). Empiezo por lo mas fácil: confesar que lo mío con la Lucía no tiene nombre pero es enfermizo, patológico, irracional, insólito y casi indecente: hace siete u ocho novelas que no quiero leerla más y sin embargo vuelvo a caer, tiene un factor adictivo y de olvido... cuando caigo es cuando recuerdo por qué había prometido no volver a leerla.

Para ser justos voy a resumirlo así: creo que desde "De todo lo visible y lo invisible" Lucía perdió su mojo pero yo insisto en creer que lo sigue teniendo. Esta novela en concreto (El contenido del silencio) grita: mirad qué madura soy y cuánta investigación hice para escribirla. Pero es aburrida, lenta, la redacción es bastante mediocre y si me la leí completa fue porque la compré en tapa dura y me la llevé  de viaje, así que por mis... narices que me la acababa. No, no vale la pena. Llena de metáforas facilongas y poco elaboradas, la trama es bastante sencillona... puf.

La otra, "Marcelo en el mundo real" es bonita. No se puede decir muchísimo más porque me parece que es una novela más del estilo niño-raro-conoce-mundo inaugurada por "El curioso incidente del perro a medianoche" hace unos años, pero sin llegar a ser tan fluida o curiosa como aquella. Ya sé que citar esta novela de Mark Haddon puede ser como blandir un trozo de carne frente a un grupo de hienas, porque pasa que tiene un letrero neón que dice "bestseller, bestseller" y los puristas de la literatura se ponen nerviosetes. Decía que Stork consigue que uno se lea el libro de un tirón y se entretenga, pero algo tiene que no me acabó de convencer, y con los días -en el recuerdo- se ha ido palideciendo aún más. 

Pero no me crean, puede que Lucía me haya puesto de mal humor. Lo de que confiese en su perfil de facebook que no va a escribir es una casualidad y no motiva este post, porque una cosa es que yo me haya cansado de leerla y otra muy distinta el ataque tan desmedido que ha recibido en los últimos dos días. Hago el inciso para aclarar que no entiendo por qué un autor no puede tomar la decisión de dejar de escribir por la piratería y que se le respete. Entiendo que tal vez hirió en la forma (aquello de trabajo como negra es racista, de mal gusto y estúpido... si alguien sufre escribiendo no sé para qué coj... lo hace, con perdón) y que tal vez suena a victimismo sobre todo viniendo de una escritora que se ha ganado el Premio Primavera, Nadal y Planeta, entre otros (sólo el último le significó más de medio millón de euros)... pero la cantidad de insultos por segundo que ha encajado es inexplicable.

Esto me preocupa no por ella, sino por el fondo: en estos días he leído en muchos lugares que se compara el trabajo del artista con quienes limpian, o con doctores, o con... siempre de manera peyorativa hacia los artistas y tratándonos como muertos de hambre, mangantes, sinvergüenzas. No lo entiendo... nadie critica a un arquitecto, por ejemplo, y se dedica a hacer bello algo que podría ser únicamente funcional; nadie pone en duda que un chef cocine, y se dedica a hacer más atrayente y apetitoso aquello que podría ser únicamente nutritivo. No me cansaré nunca de decir que el arte está en todas partes y ha sido el germen de cosas como el diseño gráfico, pero también de la televisión y esas series tan populares. Reto a cualquiera que se atreva a llamarnos muertos de hambre, mangantes y sinvergüenzas a hacer una lista de todo el arte que consume, aún sin enterarse, y a suprimirlo de su vida durante un mes, dos o tres. Y luego me cuentan.

En todo caso lo de la gente con Etxebarria debería ser estudiado, despierta una cantidad de recelos, ataques y reacciones viscerales que no sé si las despierta otro autor... como mínimo es curioso.

En fin... que Lucía del alma mía... te voy a ser sincera... no estoy en un buen momento para comprometerme, acabo de salir de una relación larga y aún no estoy preparada; pero vos sos una gran mujer y cualquiera se sentiría halagado de... que no, que no Lucía, que no disimulemos más... que sí sos vos.

martes, diciembre 20, 2011

Miguelitoooooooo el sabelotodo

En mi escuela se ponían de moda distintos juegos. Desde los típicos (elástico, por ejemplo, que aquí se llamaría ¿goma?) hasta uno muy pero muy aterrador. Tened miedo, tened mucho pero mucho miedo... porque llega: MIGUELITOOOOOO.

Miguelito se jugaba de la siguiente manera: un jugador cogía tres lápices así


Y otro jugador así:
Y acercaban los seis lápices, intentando que las puntas coincidieran, más o menos así:

 

pero sin acabar de apoyarse uno en el otro.

Entonces  empezaba la diversión, porque esta simple figura hecha de lápices era capaz de invocar al espíritu chocarrero de un niño muerto.

Interrumpimos esta transmisión para hacer hincapié en el dato: se manifestaba el espíritu de un niño llamado ¡Miguelito! que supuestamente se había muerto en la propia escuela, con la curiosa coincidencia de que se habían muerto muchos miguelitos en muchas escuelas.

Entonces uno hacía preguntas y Miguelito respondía. Miguelito el fantasma sabelotodo "¡Miguelito! ¿Vamos a aprobar el examen de Matemáticas? NOOOOOO"... porque si los lápices se hacían hacia adentro era que no y hacia afuera era que sí. "¡Miguelito! ¿El arroz con leche del comedor escolar lleva leche? NOOOOOOOOO". "¡Miguelito! ¿Le gusto a JC, el del 6-2? NOOOOOOOOO"... y así sucesivamente. También decía que sí, pero de eso yo no me acuerdo.

Durante varios meses Miguelito nos mantuvo entretenidos en los recreos. Hasta que la maestra se enteró y como era catoliquísima catoliquísima, detrás de la tontería infantil vio una amenaza con cachos.

Esa fue la primera vez que me acusaron de seguir prácticas anti religiosas. La segunda fue por asistir en calidad de invitada a un matrimonio que escenificamos entre dos compañeros de la escuela y ya la contaré otro día.

Por ahora, coged lápices que empieza la sesión...

lunes, diciembre 19, 2011

Nostradamus, 3 días a oscuras y el fin del mundo

Yo era pequeña, tendría nueve o diez años, cuando me enteré de que el mundo podía acabarse en un plís plás y sin que viniera a cuento. Gracias a una oleada de miedos y rumores conocí a un señor llamado Michel de Nôtre-Dame AKA Nostradamus y a quien a partir de ahora llamaremos cariñosamente Miguelito (de un juego llamado Miguelito hablaré mañana).

Resulta que en mi escuela los rumores apocalípticos se esparcían más rápido que la pólvora, y en cuanto un chiquillo incauto oía "que se acaba el mundo", ya estábamos todos haciendo quinielas sobre el cuándo, el cómo y el dónde.

Así, Miguelito había dicho muchos muchos muchos siglos atrás que el mundo se iba a acabar por aquellas fechas. Y cuando alguien dice algo muchos muchos muchos años atrás, aquel algo adquiere un velo de verdad que no tiene lo que -por ejemplo- yo pueda decir. Si yo digo: que mañana se acaba el mundo, nos echamos unas risas y santas pascuas. Pero Miguelito lo había dicho hace muchos muchos años y él sabía de qué hablaba.

Cuestión que la noticia se hizo eco en los medios de comunicación y si la memoria no me falla, ahí iban las masas a comprar velas y comida y pilas para el radio... porque el mundo se iba a acabar, sí, pero de una manera bastante espectacular: precedido por tres días de oscuridad.

Pasó la fecha y... se acabó el mundo, por supuesto, de la misma manera que en el 2000 hubo colapso informático, y el año pasado se acabo el mundo como tres veces y de la misma manera en que, dicen algunos, en un añito dejaremos de contar el cuento.

Yo por si acaso he estado pensando en irme a mi terruño unos días cuando llegue la fecha, porque como aquí no creen en naditica... a lo mejor el desastre empieza por este lado... Aunque para ser justos esta vez no es culpa de Miguelito sino de los Mayas. Y como los Mayas dijeron eso hace muchos muchos muchos años...


viernes, diciembre 16, 2011

HOY: Si es que son unos cabrones

De: Xxxxx
Fecha: 16 de diciembre de 2011 05:46

Asunto: Nuevo puesto vacante. La contratacion se continua.

Hola Denise,
Mi nombre es Xxxxxx Xxxxxx y trabajo en la empresa Xxxxxx. Hemos enviado este correo electronico a usted porque su correo electronico se encuentran en los portales de empleo. Quisieramos ofrecerle trabajo en nuestra empresa. No hay requisitos especificos para esta posicion. Trabajando con nosotros vusted necesitara de unas cuantas horas a la semana y conocimientos basicos de programas de computacion como internet y aplicaciones de oficina, si desea obtener un sueldo adicional le damos la bienvenida a nuestra empresa. Para tener mas detallada informacion acerca del trabajo favor de enviarnos su respuesta. Junto con la carta adjunte su curriculum.

Atte,
Xxxxxx Xxxxxx



Querido Xxxxx:

Lo suyo con todo respeto huele a chamusquina. Faltan tantas tildes y la redacción es tan traductor-google que no sé ni por donde empezar. Bueno, sí, empiezo por decirle, señor Xxxx que me siento halagada por la oferta de trabajo, pero debe saber usted que no es la primera y probablemente no será la última vez que alguien intenta timarme por correo electrónico. Perdone señor Xxxx si usted es un respetabilísimo empleador y lo ofendo, pero en caso de ser así contrate para empezar un asistente que sepa escribir.

Tal vez le sorprenda el tono de mi respuesta, pero verá, señor Xxxxx, me han llegado los típicos de "tengo una herencia en la luna pero necesito tu ayuda para cobrarla", los "conozco a este niño enfermo y deposita dinero en mi cuenta para financiar el tratamiento" y, por supuesto los "por cada persona que intoxiques con esta cadena Steve Jobs resucitará para regalarte su cerebro". Soy escéptica para estas cosas y además ya sé que las trampas son comunes en internet. Incluso, señor Xxxxx, una vez en la embajada de España en Costa Rica vi a una señora histérica porque había caído en estas cosas y mandó un dinerito a cambio de una supuesta lotería que -por supuesto- nunca cobró.

Por último, señor Xxxxx déjeme decirle que sea cual sea su intención y ganancia en el asunto, es más bajo que bajo el método. No se juega con la necesidad de la gente en tiempos de crisis.

Me despido deséandole lo que se merece, ni más ni menos.

Denise




jueves, diciembre 15, 2011

SOY UNA MARUJA: New York Cheesecake Duncan Style

Quien diga que no es conquistable por el estómago miente como un bellaco. Como un bellaco sin suerte, porque eso quiere decir que nunca nadie le ha hecho un plato con amorrrrr. Para prueba el vikingo (a quien le pediré que un día escriba una receta porque es buenísimo cocinero) quien, creo, acabó de caer en mis redes el día que hice un New York Cheesecake Duncan Style.

Recién sacado de la nevera, sin mermeladas ni cosas de esas... pure cheese


El vikingo y yo, en todo caso, tenemos una obsesión con el mejor postre del mundo mundial: el New York Cheesecake. Lugar donde vamos y lo ofrecen, lugar donde lo catamos y valoramos. Si alguna vez en Barcelona quieren comer y a mí no me da la gana hacerles, pregunten dónde que Vikingo & Duncan saben asesorar sobre el tema. Y de hecho estamos pensando en editar un libro sobre cómo perder peso comiendo cheesecake, porque el señor de Duncan perdió un kilo la semana pasada a punta de pastelín de queso. Palabrita que sí.

A lo que vinimos: la receta es bastante fácil pero lo que más cuesta es encontrar el punto de cremosidad, dulce y textura que a uno le guste más. Hay gente a la que le gusta que casi se deshaga el pastel, hay gente que disfruta más firmeza. Cuestión de probar.

Ahí va la receta:



INGREDIENTES
10-15 galletas, en migas (o boronas)
25 gramos de mantequilla, derretida

1 kg de queso cremoso (mejor si es 750 g de queso crema y 250 de mascarpone)
1 1/4 tz de azúcar blanca
1/2 tz de leche (puede ser normal, evaporada o nata/crema dulce)
6 huevos grandes
200 gr de nata fresca/natilla en CR (si no, 2 yogures naturales, pero mejor nata)
2 cdtas de extracto de vainilla
6 cucharadas de harina

El vikingo atacando al pobre cheesecake sin piedad alguna...

INSTRUCCIONES
  • Precalentar el horno a 375 F (mi horno es supersónico y quema pizzas en 5 minutos, así que lo pongo a 90)
  • Mezclar las galletas y la mantequilla. Se le puede agregar canela, nuez moscada y gengibre si hay ganas de que sea una masa especiada. En ese caso mejor no pasarse de un cuarto de cucharadita de cada cosa porque el dicho de siempre se puede agregar pero no quitar parece tonto, pero no lo es. Cuando está todo bien revuelto se pone en el fondo del molde (mejor si es de esos que se desmontan, por cierto yo no tengo de esos... se aceptan donativos) y se puede hacer presión con el culete de un vaso para que quede más compacto. Hay quien hornea esto unos 10 mins... yo no creo que sea necesario.
  • En un bol grande mezclar el queso crema como el azúcar hasta que quede uniforme... pero nada más, por favor no batan y batan y batan que luego queda como suspiro en vez de como pastel, no sé si me explico. Luego se le agrega la leche, los huevos uno a uno apenas para que se mezclen (de nuevo, no hace falta batir como si se fuera a acabar el mundo); la nata fresca, vainilla y de último la harina. Cuando la mezcla está homogénea se vierte sobre la masa de galletas despacito.
  • Bajar el calor del horno temperatura media-baja (como a 300F, en mi horno supersónico lo bajo a 50) y hornear durante 1 hora. Si se prefiere que quede sin dorar, lo mejor es ponerle papel de plata/aluminio.
  • Un último tip que me encontré por ahí: dicen que queda mejor de consistencia si se deja enfriar en el horno (sin abrirlo) durante unas 5 horas. Si hay paciencia se puede probar.
Luego a la nevera un rato y listo para servir. Si alguien es muy motivado/a y quiere hacer mermelada de fresa para ponerle por encima, aquí hay una receta. Para los demás mortales, siempre está la que venden ya hecha.

¡Buen provecho!


Al final le dio muerte...

*dos advertencias: 1. es una receta para un cheesecake bastante grande, digamos que unas 12 porciones abundantes, así que si es para menos gente o menos molde, hay que dividir las cantidades. Y 2. esto es una bomba calórica, más o menos 500 calorías por ración. Que nadie diga que no avisé ;)

miércoles, diciembre 14, 2011

VA DE LITERATURA: La insólita amargura del pastel de limón

Lo que digo yo:

¿A qué sabe la tristeza? ¿El dolor? ¿La alegría? parece que preguntas como estas son las que llevaron a la autora, Aimee Bender a escribir la novela. ¿De qué va? Pues de Rose, que cumple nueve años y su mamá le prepara un pastel de limón. Al probarlo casi cae de espaldas, porque sabe mal... no mal porque los ingredientes estén mal, sino mal porque sabe a lo que siente su madre. Rose se da cuenta de que ha "adquirido" la capacidad de degustar los sentimientos de quien cocina, esos que la propia persona no sabe que tiene.

A mí me daría miedito que me pase una cosa así... Hay gente de la que, con sólo verle la cara, no probaría ni un vaso de agua. :-O Imaginen entonces el horror: sería como entrar a McDonald's, comerse una hamburguesa y que te sepa a injusticia social, imperialismo y vacas aburridas... ah no, son los sentimientos del cocinero.

Cuestión que entonces Rose nos cuenta su vida a partir de aquel momento de una manera dulce, triste, entrañable y dura... todo a la vez. Me gustó esta novela, es fresca, está escrita con sentido del humor y con sensibilidad. Rose acaba siendo un personaje al que entiendes y quieres, el resto de su familia es peculiar y el planteamiento en general bastante interesante.

Aunque resuelve bien el final, creo que la autora tuvo un pelín de recelo de decir demasiado, entonces hay un aspecto de la trama que para mí no queda suficientemente explicado. Hasta aquí puedo leer.  Pero es un detalle importante porque es sobre el que construye el suspense, así que debería haber tenido más peso. Y la verdad que creo que podría haber sido una historia más extensa, con un argumento mucho más detallado. Tengo la sensación de que Bender tuvo una idea pero no tuvo paciencia de ver a dónde la podía llevar, como si ya tuviera cerrado cada capítulo. Entonces cuando la historia arranca de verdad la autora cierra el libro en dos manazos.

En todo caso, recomendada. Yo la leí en inglés (aunque el original es en francés): The particular sadness of lemon cake.



Lo que dice la contraportada:

The story focuses on Rose and how, starting in childhood, she develops the ability to taste feelings in the food people make (and also where produce originates). The food maker is not aware of the emotions themselves and it leaves Rose inhabiting a totally unique world ... but it is not all about her `special skill'. It is also a story about her environment - her mother and father's relationship; her relationship with them both; her brother Joseph and his needs; her friends; school life, and later on her working life - which are all undeniably affected by her skill.

martes, diciembre 13, 2011

SE DICE DE MÍ: de estreno






Lo habré contado cien mil veces, pero cien mil uno no hace daño: yo quería ser actriz de novelas mexicanas. Quería irme a Televisa a estudiar y dedicarme a decir líneas como "Francisco Esteban, sabes perfectamente que lo nuestro es imposible". Tenía 14 años y mi futuro profesional me parecía aguantable sólo si me dedicaba a ser actriz.

Salí del colegio/instituto con 16 años, así que mis padres me dijeron que no iba sola a ningún lado, incluyendo México, y que buscara otra carrera para compensar mis sueños artísticos. Entré a Comunicación Colectiva pensando en ser publicista pero acabé siendo periodista. Pero en segundo año ya estaba también haciendo la carrera de Teatro y, para resumir, acabé dedicándome a ser actriz, directora y dramaturga tras probar un par de años lo de periodista.

No sé qué haría si me saliera un hijo/a artista. :D Suena a broma, pero es verdad. Por un lado hay vocaciones con las que es mejor ni luchar, por otro hay realidades con las que es mejor ni luchar. Es verdad que los artistas hacemos malabares cuando empezamos y que esta es de las profesiones menos estables que uno pueda encontrar, pero por otra parte... nadie decide ser artista si no es porque le nace. Todos tenemos vocación, pero honestamente creo que esta es de las pocas que no puede fingirse: se es o no se es.

Nunca fui una buena periodista, me parece, diría que estaba en el percentil bajo... básicamente no me interesaba mucho y era muy joven para llevar aquello que me parecía tan árido a mi propio terreno. No sé si estoy en el percentil alto en la escritura o el teatro, pero al menos puedo asegurar que no me pesa ni un día dedicarme a lo que me dedico. Me apasiona hacerlo y es una necesidad vital. Me alegro de que no me dejaran irme a México con 16 años, tanto como me alegro de dedicarme a escribir. Como le dije a S hace unos días: es un privilegio que nuestro trabajo sea inventar historias. Es precioso y estoy muy agradecida de haber vuelto al camino que tan claro tenía desde los 14 años, porque en esencia es lo mismo.

Todo esto lo cuento porque el viernes se estrena: Més enllà de la foscor (Más allá de la oscuridad), una obra compuesta de textos de Cristina Cordero, Núria Vizcarro, Salvador S. Sánchez y yo; dirigido por Joan Arqué. Vamos a estar en el Teatre de la Aurora, Igualada durante este fin de semana y luego hay más funciones de las que iré avisando. Por cierto que en febrero estaremos una semana en la Sala Beckett, Barcelona.

No sé si debería estar más nerviosa, pero es que confío en el equipo y en el trabajo, así que en realidad lo que tengo son muchas ganas de ver el resultado. ¡Vamos que nos vamoooos!

lunes, diciembre 12, 2011

NO SOY DE AQUÍ: Las visitas son la peste

Cuando vivía en La Coruña me di cuenta de algo muy peculiar: los del norte de este país -no me atrevo a hablar del sur- no son dados a recibir visitas en sus casas. Las visitas son la peste y quien deja entrar la peste en su casa recibe las nueve plagas restantes.

Perdón que me desvíe, pero tengo que decirlo: hay que ver qué cosillas tan asquerosillas las plagas... y como es lunes y nunca pasa un lunes sin aprender algo nuevo, abramos un paréntesis para hablar de nuestras amigas las plagas. A saber:

Imagen sacada de Google Images tras poner "peste" en el buscador :D


1. Sangre, toda el agua convertida en sangre tibia y apestosa.
2. Ranas, tengo un amigo que con esta peste cae muerto... en fin, ranas que seguro caían del cielo como en Magnolia.
3. Mosquitos... el polvo convertido en mosquitos. Esta es para exterminar a mi pobre señor esposo, que es bien dulce.
4. Animales silvestres. What? ¿Patos enfurecidos? ¿Tortugas voladoras? ¿Iguanas venenosas? ¿Animales silvestres en general? Lo dicho, animales silvestres.
5. Pestilencia: dícese de enfermedades epidémicas y visitas no esperadas.
6. Úlceras y sarpullido, pieles hechas jirones. Puagh.
Ojito al dato que la 7 mola: 7. Tormenta con granizos de fuego y hielo. ¡Toma efectazo especial!
8. Langostas. Nah, nada que decir.
9. Oscuridad durante tres días. Esto me recuerda la supuesta oscuridad de hace unos años en mi terruño, pero ya lo contaré la próxima semana.
y la 10. Muerte de los primogénitos. No comments.

Cierro paréntesis.

Decía que "Las visitas son la peste y quien deja entrar la peste en su casa recibe las nueve plagas restantes". Así, puedes ser amigo de X, por ejemplo. X te adora. Vas con X a todo sitio... pero las probabilidades de que X te invite a su casa son minúscula, de hecho es como si para X eres más amigo cuánto menos veas el salón de su casa. Las escasas probabilidades se disminuyen a la mitad si X vive con sus padres, en cuyo caso ni soñarlo. Tampoco conocerás a sus padres, pero eso es medianamente normal.

Para entender por qué esto me llama la atención es necesario hacer un pequeño paréntesis: Costa Rica. Al menos entre mi familia y con mis amigos cercanos hay un acuerdo tácito de invitaciones a casa: se hacen concretas de vez en cuando, pero hay una abierta y extendida permanentemente, siempre que sea a horas decentes. Si yo paso frente a la casa de mi abuelita un día al mediodía no dudo en bajarme  y auto invitarme a comer. Y lo que es aún mejor, siempre seré bienvenida porque es cuestión de "echarle más agua a la sopa". Si paso por casa de una amiga y tengo ganas, siempre tengo la opción de tocarle el timbre y es usual ir a tomar un café en casa de mi tía, sin avisar antes.

Aquí no. Ni se te ocurra. Las casas son como un templo sagrado al que te dejan entrar si es necesario. Sólo si es necesario. No hay visita bien recibida que no haya sido invitada con antelación.

La costumbre se extiende a quedar: alista la agenda y pide turno con tiempo... entiendo que en el caso de Barcelona se trata de una ciudad grandecilla y hay que cuadrar días y horas, pero es más un asunto de actitud... como si ser amigos fuese una cosa más de la lista de pendientes.

Lo más raro del asunto es que se pega con tanta facilidad que yo directamente no respondo al timbre si no estoy esperando a nadie. Qué triste, digo yo.



*nota aclaratoria: este post ha sido altamente exagerado para causar impacto, montar bochinche y crear tremendo revolú, en realidad voy a casa de mis amigos cercanos cuando me da la real gana tras la llamadita de cortesía y siempre me reciben con los brazos abiertos y un kilo de galletas... lo que pasa es que para que te consideren amiga cercana... hay examen de aptitud :D

viernes, diciembre 09, 2011

HOY: mi wishlist de FNAC

Queridos Reyes Magos 
(AKA Wishlist de FNAC):

He descubierto que se han aliado con WE WISHLIST A MERRY XMAS, una promoción de FNAC de la que me enteré por el blog de Dsdmona y que se puede participar por medio del blog o a través de facebook, como se explica aquí y se trata de una cosa muy sencilla de hacer en el caso de los blogs (D, te copio literalmente porque lo explicaste perfectamente bien)

1. Hay que publicar una entrada con la lista de deseos de fnac.es Los productos deben ir enlazados a su ficha y mostrar su valor monetario.
2.  La suma del valor debe ser igual o inferior a 2.012€
3.  Enviar un link con la entrada que contiene la lista a wishlist@fnac.es junto con los datos personales.

Entonces, señores reyes magos, si no entendí mal, el ganador (o sea yo) obtendrá un vale por valor de 2.012€ para comprar lo que quiera y el sorteo se producirá en Enero de 2012. Cruzo los dedos desde ya, pero tal vez no haga falta porque yo siempre me porto bien y uds lo saben mejor que nadie.

Y aquí viene la lista de "quiero quiero":

Electrónica
1 Ipad 2 de 64 gb, color negro... para el vikingo, que se lo merece... por 679€
1 Ipad 2 de 64 gb, color blanco... para mí, que si no me pongo verde de envidia... por 679€
1 TV Led marca LG que vendría a sustituir el aparato enorme y gordo que tenemos en estos momentos... por 399€

Libros
1Q84 de Haruki Murakami, a quien ya le he declarado mi amor en numerosas oportunidades y con quien espero seguir en tórrido romance por 22€ 
The cider house rules de Mr John Irving, mi otro amor eterno y profundo... por 10€
Las crónicas de la señorita Hempel, de Sarah Shun Lien Bynum... el título me encanta, me encanta la editorial y me encanta la edición. Por 18,95€
Diario de una ama de casa desquiciada, de Sue Kafman... también de Libros del Asteroide y muy recomendada, por 21,95€
Un matrimonio feliz, de Rafael Yglesias, por los mismos motivos de los dos anteriores. Y esta cosita hermosa por 21,95€
DVDs
Pack de LOST completita, así podemos volver a obsesionarnos con la isla, por 89,99€
Pack de películas de Audrey Hepburn, edición sombrerera (es hermosaaaaa) por 56,99€

Otros
1 Agenda moleskine monísima y pequeñísima por si entre tanto regalo me da un soponcio y pierdo la noción del espacio y del tiempo y... por 12€

El total, para que lleven el monto exacto, es de 2 010,83 €
¡Gracias!
D.

ps. por si quieren que les agilice el trámite, aquí está todo ya metidito en la cesta de compra ;)

jueves, diciembre 08, 2011

SOY UNA MARUJA: Crema de calabaza de llorar de la emoción

Pues resulta que yo, amante de un buen solomillo o lomito según donde lo pida, fui vegetariana durante un tiempo. Todo por un vídeo en que mataban a unos cerdos de manera -digamos- poco agraciada y bastante sanguinolenta. Chillidos de chancho iban, chillidos de chancho venían, en medio un pollo en una jaulita que parecía piso de soltero, en el que apenas podía moverse. Vacas tristes que se endurecían antes de que las mataran porque sentían el cuchillo asesino acercarse, vacas con lágrimas de vaca arruinando el queso recién hecho... en fin, algo así como el apocalipsis del mundo animal, todo perpetrado por los malos humanos sin corazón. 

Cuestión que cuando volví a mi casa había carne para comer y casi me da algo cuando destapé la olla. Ese “casi me da algo” me duró dos años, meses arriba, meses abajo.

Bueno, estrictamente hablando era ovo-lácteo vegetariana y de vez en cuando (a escondidas, detrás de un sofá casi) comía pescado. El resto de los nutrientes venían de unos embutidos de soja bastante asquerosillos y de cosas como garbanzos y lentejas.

Pero héte tú que la carnívora y devora ajos España se interpuso en mi camino, representada por el vikingo con que me casé, que podría comerse una vaca sin más ayuda que sus incisivos si le dijeran que es una vaca de calidad (no exagero, el señor marido come carne hasta cruda). Él, no sé por qué, tal vez para probarme, me hizo una cena en la que prácticamente me ofrecía la vaca en cuestión como señal de su amor incondicional y yo, que tengo el corazón débil y soy bastante amable cuando quiero, no pude sino comer vaca. Me la comí y tuve que aceptar que estaba buenísima la jodida. Y desde entonces como vaca. Como vaca y ni siquiera me siento culpable. Y como pollos. Y también cerdos, faltaría más.

Pero de mis años mozos de ovo-lácteo vegetariana me quedó un buen legado: sé cocinar verduras de maneras bastante diversas. Por ejemplo, hago esta crema de calabaza de llorar de la emoción, modestia aparte, que por cierto se llama crema aunque no lleva leche pero que es la leche (chiste fácil, lo sé, pido disculpas por el humor chabacano).

Ahí va la receta.



INGREDIENTES
2 kg de calabaza (más o menos)
1 ½ kg de zanahorias
2 cebollas grandes
½ taza de vino blanco
Caldo de pollo (1 litro) o cubitos de pollo (avecrem, maggy)
Aceite de oliva
Sal
Pimienta blanca
Nuez moscada
Jengibre en polvo
Queso grana padano (para servir)

PREPARACIÓN
1- Rallar las zanahorias. Repito: RALLAR las zanahorias. La textura es diferente si se rallan o si se pican y como soy una puñetera, digo que hay que rallarlas. Saque tiempo porque esto es un ratito tratándose de tanta zanahoria, pero si no me hace caso luego no acepto reclamos ;)

2- Cortar la calabaza en rebanadas... aquí al gusto del cliente, aunque yo las corto en julianas.

3- Picar la cebolla del tamaño que quiera, aproveche porque es estilo libre.

4- Poner en una olla anti adherente (preferiblemente o rociada con spray anti adherente) un chorrito de aceite de oliva y freír las cebollas a fuego medio. Cuando empiezan a caramelizarse (apenas que se pongan un poquitititito marrones) se le agrega la zanahoria RALLADA y la calabaza. Se sofríe un poco, digamos unos 3 minutos dándole vueltas siempre.

5- Agregamos el vino y subimos el calor. Unas cuantas vueltas más y se deja que se evapore el líquido.

6- Se agrega el caldo de pollo poco a poco, cada vez que baja el líquido se le pone un poco más, o si usa cubitos se le ponen dos cubitos y vasos de agua hasta completar unos cuatro.

7- Especies al gusto: yo le pongo una pizca de pimienta, una media cucharadita de jengibre y un cuarto de cucharadita de nuez moscada. Puede ir probando por si acaso. También le queda bien el pimiento rojo/paprika y el ajo en polvo... muy poquito de ambas cosas.

8- Váyase a leer o a ver tele, porque todo esto estará en el fuego unos 45 minutos, hasta que la calabaza casi se deshaga sola y la zanahoria esté suavísima. La gracia es que quede con líquido apenas al nivel de las verduras, no mucho más porque queda aguada ni mucho menos porque queda como papilla de bebé.

9- Procese con la licuadora o el túrmix. Corrija sal y especias al gusto.

10- Sirva caliente con una buena cantidad de queso grana padano RALLADO por encima. Ja. Bueno, el queso se lo pueden poner como les venga en gana.

Y listo.

Bon profit!

miércoles, diciembre 07, 2011

VA DE LITERATURA: Un día de David Nicholls



Hace unos días me acabé la novela "Un día" de David Nicholls, que además se acaba de estrenar en versión cine en esta ciudad (bueno, quien dice se "acaba" dice hace tres meses...). He aquí lo que pienso:

Lo que digo yo:
La novela da exactamente lo que ofrece. Desde el primer momento sabemos que Em y Dex se hacen amigos tras el día de la graduación de la universidad y que pasarán años siendo parte de la vida del otro. Así, el planteamiento es sincero, directo, sencillo. Eso se agradece.

Los personajes son interesantes -los quieres y quieres matarlos por partes iguales-, las historias que cuentan están muy bien... memorable el momento del paseo a la playa en que ponen reglas. No digo más para quien quiera leerla.

Es una novela de lectura fácil y relajada. Podría ser una gran historia, pero se queda en una historia interesante que te hace padecer a ratos, disfrutar a ratos y que sabe estrujarte el corazón cuando toca, que tampoco es poca cosa. Como mínimo a mí me ha dejado con ganas de ver la película.

Lo que dice la contraportada:
Emma y Dexter se conocen la noche del 15 de julio de 1988, durante su fiesta de graduación en la Universidad. Tienen 20 años, acaban de licenciarse y el futuro parece ofrecerles todas las posibilidades que brinda el mundo a los jóvenes. El entendimiento entre los dos es inmediato, sin embargo, las diferencias entre ellos son numerosas. Aquel mismo verano, Dexter, de familia acomodada, se marcha a viajar y a recorrer Europa durante un año, mientras Emma debe quedarse en Edimburgo y buscarse un trabajo. A lo largo de veinte años veremos, cada 15 de julio, cómo ha evolucionado esta historia de amor, sus separaciones y altibajos, pero también sus reencuentros y alegrías.

Y para acabar... el links al tráiler de la película pero advierto que resumen prácticamente TODA la trama... http://www.youtube.com/watch?v=GU4qLmIXbOE

martes, diciembre 06, 2011

SE DICE DE MÍ: por todo ello, pido perdón

El otro día hablaba con S sobre las tendencias musicales de la adolescencia. Dicho así suena a que teorizamos sobre cosas importantes, cuando en realidad se trató de un breve intercambio de "meas culpas". Como compartir es riqueza y aquí todos tenemos el techo de vidrio, quiero confesar un par de cosas.

- Me gustaba  Eros Ramazotti. Uno de los primeros conciertos a los que fui fue justamente del italiano y por cierto casi morimos asfixiadas cuando la gente se abalanzó para entrar al estadio donde era. Hoy pienso que esa voz nasal es insoportable y que pertenece a un estilo que no me dice nada.

- Me gustaba Arjona. Creía que era profundo-intelectual-interesante-sorprendente. Me sigo sabiendo algunas de sus canciones pero en mi defensa hace años que no reconocería sus piezas sino fuera por la voz del tipo. Hoy pienso que se ha hecho famoso con rimas sacadas de la caja del cereal y la misma melodía versionada.

- Me gustaba Alejandro Fernández. Fui a algún concierto sola porque no encontré con quien ir y yo no me lo podía perder. Bueno... me sigue gustando, está bien. Es un placer muy pero muy culpable. No tengo ni idea qué discos ha sacado en los últimos 8 años, pero los anteriores los atesoro, culpable de mí. En mi defensa me he sonrojado admitirlo.

- Me gustaba mucho... ehhhh... no, no... hay límites y a ese no pienso admitirlo aunque me corten la lengua.

Quien esté libre de cantantes pateticos en su colección de casettes... que tire la primera piedra. Y, en todo caso... ¡nadie es tan cool como su lista de música de Spotify ni tan alternativo como lo que cuelga en facebook a través de Grooveshark!

lunes, diciembre 05, 2011

NO SOY DE AQUÍ NI SOY DE ALLÁ: el fútbol

Blau Grana al vent
un crit valent
tenim un nom
el sap tothom:
Barça!, Barça!, Baaaarça!


Vengo de un país donde el fútbol es el rey y señor de las atenciones de una buena parte de la población. Seguimos la liga nacional, la española, la italiana... cuando Costa Rica ha conseguido colarse en algún mundial se declara asueto nacional para que la gente pueda ver los partidos. Somos así.

En España desde luego que la afición es también muy alta. Hay equipos buenos, rivales eternos y veinte mil copas que se juegan cada año. Yo -lo digo con orgullo- soy muy culé y pocos meses después de venirme a vivir a Barcelona ya El Señor Marido se había encargado de enseñarme el himno del Barça.

El sábado pasado justamente El Señor Marido me dio la sorpresa de la vida y me llevó de "pic nic" al Camp Nou, en donde el Barça le clavó 5 golazos (en realidad 6 pero anularon uno por joder) al Levante. Entonces pude ver algunas de las diferencias de comportamiento en un estadio de fútbol entre los ticos y los españoles*.

1. Los ticos apoyamos insultando... nuestros jugadores no tienen derecho a equivocarse porque reciben epítetos, la mayoría bastante machistas. Los españoles van con sus jugadores, aunque se enfaden o murmuren que se cuidan las piernas o que podrían correr más.

2. Los ticos regresamos a casa disfónicos... la gracia de ir al estadio es sacarlo todo, apoyar, sufrir, dejarse un trozo de garganta en la gradería. Disfrutamos hasta el extremo de la celebración... los españoles gritan si es necesario y es normal que haya momentos de absoluto silencio en el campo.

3. Los ticos no aceptamos que nadie se meta con nuestro equipo. Ejem, ejem... los españoles tampoco.

4. Los ticos y los españoles llevamos "tentempiés" al estadio. A nadie se le mira mal si saca un sanguchito de huevo o un bocata de calamares: la cuestión es no pasar hambre y si es menos caro que lo que se vende en el propio estadio, mejor que mejor.

5. Los ticos tenemos a la Liga y a Saprissa. Los españoles al Barça y al Real Madrid...

Sea como sea, sigo con la duda de qué es lo que tiene el fútbol, eso tan apasionante que te sostiene en el borde de la silla y que ya nos gustaría aplicar a los del teatro. Por ahora confieso que estoy enamorada del pedazo de equipo del F.C.Barcelona... Sigh...



*léase los ticos y las ticas /los españoles y las españolas... que no se me ofenda nadie por el genérico.


viernes, diciembre 02, 2011

Europa... ese sueño

Un rasgo muy español que siempre me ha fascinado es ese de ver el euro con ojos de peseta. En serio, se trata de un fenómeno digno de mención... hay una gran cantidad de gente que viene con un chip incorporado para convertir todo a pesetas o, mejor aún, que miran sus nóminas en pesetas y piensan y pesetas y se escandalizan cada día porque -¡Antes un café costaba 80 pesetas! y se llevan las manos a la cabeza. Diría que una mayoría de españoles/as mayores de 25 años tienen las neuroonas adaptadas para este fin. Más de una década después de la entrada del euro, la moneda se sigue sintiendo extraña para algunas personas e, incluso, muchos establecimientos siguen presentando los precios tanto en euros como en pesetas.

Cuento una anécdota... cuando llegué a este país en el 2004 yo también tenía el cerebro adaptado para calcular en moneda costarricense (por cierto la doña que denunció el himno por machista podría denunciar la moneda por colonialista... uy... que me voy...) decía que contaba en colones. Todo. Todo, desde el alquiler mensual hasta la cajita de leche. Y claro que me sentía desfallecer cada vez que obtenía el resultado de la multiplicación, porque en aquella época la diferencia de precios era bestial (ahora hay cosas más caras en Costa Rica que en España pero mejor no hacer números). Así seguí durante meses y meses y me escandalizaba cada día porque -¡Antes un café me costaba 300 colones! y me llevaba las manos a la cabeza.

Si se me permite la imagen análoga, se me ocurre que es como llegar a la casa de los suegros y que te traten bien y te sonrían pero que cada vez que te ofrecen té respondes que mejor café y que entonces ellos se llevaran las manos a la cabeza y dijeran: ¡Antes con Paquita tomábamos el té!, siendo Paquita la antigua nuera. No es una imagen bonita, no.

Entonces entendí que si nunca asumía el euro como mi moneda, jamás acabaría de ser parte de la economía en la que había escogido vivir.

Europa ha sido para muchos un sueño sin anhelos ni metas. El euro no ha acabado de ser asumido, siempre ha sido la nuera nueva que no es Paquita. Europa ha sido un cúmulo de espectactivas... un ideal económico al que parece que no se llegará. John Gray, filósofo y politólogo es bastante pesimista como explica en esta contra de la Vanguardia que titula ¡El sueño europeo ha terminado!. Para él, debería planificarse el desmantelamiento de algunas instituciones europeas y prepararse para el estrepitoso derrumbe del euro, seguido por una depresión económica. Todo muy idílico y esperanzador, con el agravante de que Gray plantea que a Europa la dejarán morir de inanición cuando -según él- merecería una digna eutanasia.

Siendo así yo sólo pido que se me avise con tiempo... por aquello de tener que adaptar mi cerebro a las famosas pesetas.

jueves, diciembre 01, 2011

I'm back, como Terminator

Tanta agua ha corrido debajo del río que no pienso ni hacer el intento de recapitular. Vuelvo a mi casa bloggera vieja, que estaba llena de telarañas pero aún tibiecita. Vuelvo empezando diciembre del 2011, cuando ya este año agoniza o se despide, para evitar ser tan dramáticos. Vuelvo cuando la Caja Costarricense del Seguro Social se retuerce entre huelgas y malas gestiones, cuando la crisis económica mundial parece en su punto álgido, cuando hay quien se pregunta en España si habría que volver a las pesetas.

Y yo sigo siendo la misma aunque no sea la misma. Sigo siendo tica y soy casi española. Digo vale y sigo diciendo qué varas. Digo joder con el mismo entusiasmo con que digo ah mae. Ya no me peleo con mi doble pertenencia, como mucho me quejo de una y de otra con la misma naturalidad, con el mismo amor y el mismo desprecio cuando toca.

Ya no me siento una Pluma en la tempestad, como el blog que cerré hace unos años (quien tenga ganas de husmear encontrará por aquí los archivos, pero advierto que poco queda de esa otra). Ahora soy más la tempestad dirigida, coordinada, asumida, perfilada o eso pretendo, ser la que se lleva cualquier pluma que se le ponga delante, no con maldad sino con ánimos de poner las cosas en su sitio y que no quede nada colgando. Ya nadie ni nada me baila por los aires, ya no, o al menos eso intento.

Hace un par de meses cumplí 7 años en este país y aunque todo pinte marrón, yo le apuesto al número 7. Porque resulta que hace 7 llegué y resulta que en el Tarot hay un número de la vida y uno del alma, y en ambos soy el 7. Y porque en numerología mi nombre suma 7. Y porque el 7 siempre me ha gustado mucho. O sea que decreto que este año que empieza ahora y que incluye al 2012 será espectacular y necesitaba dejar constancia en alguna parte.

Comenzamos. O volvemos.


ps. una última cosa... si usted es de las personas curiosas y se va al archivo a husmear, genial. Se encontrará mis opiniones sobre libros que he leído en los últimos años y, un poco más atrás, los archivos de mi blog anterior "Pluma en la tempestad". Si ahí se encuentra historias sobre usted o referencias a cosas que hicimos junt@s, disfrútelo. Si no consigue disfrutarlo y no quiere ser parte del archivo o estar con su nombre/cara en un blog, puedo entenderlo... pero dígalo, mejor que me lo cuente y no que incube y encone un rencorcillo inútil. Sólo basta que me envíe un mail a d.duncan.v@gmail.com con la fecha y el título del post en cuestión y yo lo borraré/cambiaré. Todo muy decente y amable...no hace falta alterarse porque ya es pasado ;)

martes, octubre 18, 2011

Cuando Dios era un conejo, de Sarah Winman

Lo que digo yo:

Será la portada, la descripción o el título, pero tenía altas expectativas. Altas expectativas que no acabaron de cumplirse. El planteamiento es hermoso, los personajes tienen muchas posibilidades... y sin embargo, conforme pasaron las páginas, cada vez me entusiasmó menos la novela. No es mala, pero es fácilmente olvidable :p

lunes, octubre 17, 2011

Lágrimas en la lluvia, de Rosa Montero

Lo que digo yo:


Me es muy difícil hablar de esta novela por dos motivos... el primero es que había leído "Bella y oscura" y "Te trataré como a una reina" de Rosa Montero... y Lágrimas en la lluvia no tiene nada que ver con estas dos. El segundo es que desde hace unos años digo que no me gusta la ciencia ficción... y Lágrimas en la lluvia es ciencia ficción pura y dura.


Entonces vamos por partes. El que no se parezca a las otras novelas suyas que leí no es bueno ni malo. Es un dato objetivo. El que yo diga que no me gusta la ciencia ficción es mentira. Ja. No me gusta cierto tipo de ciencia ficción, pero cada vez le cojo más el tranquillo a los temas de futuro, espacio, tiempo y esas cosas.


A todo esto, la novela me gustó. La protagonista me cayó bien, la imaginé y la invitaría a tomar café un día, si me la encontrara por la calle... es una tipa interesante. Por el lado negativo, creo que tiene detalles que hasta una no amante de la ciencia ficción como yo nota, detalles de descuido o desfase o no sé... de repente cosas que chirrían en el contexto de la novela, que desentonan con el conjunto. Pero es porque quiero ponerme puñetera, porque leerla me dio ganas de leer más a Rosa Montero, y creo que eso ya es una buena señal.


Tengo por ahí Instrucciones para salvar al mundo, que creo que me pondré pronto con ella.


The slap, de Christos Tsiolkas

Lo que digo yo:


Me gustó. Me sorprendió. Me mantuvo interesada. El autor hace un juego muy interesante, que es jugar descaradamente con tus prejuicios, identificaciones, filias y fobias. No sabes con quién ir y de eso, precisamente, va la novela.


Como mayor virtud diría que Tsiolkas consigue algo que considero complicado, que es justificar la coralidad en una novela. No se queda como un juego de estilo, sino que ayuda a conformar un universo propio, particular, formado por individuos ¡como todos! reprobables y adorables. No, no, perdón, más bien todos un poco detestables, pero  motivaciones, carne y vísceras y realidad.


Además, expone -sin remarcar innecesariamente- a una Australia multicultural pero deseosa de esconderlo, que se quiere menos "mezclada". Una Australia metaforizada por la familia de la historia, que también quiere esconder algunos trazos de su historia. Otra novela de familias locas, pero bien parida, dichosamente.


Como mayor defecto diría que desaprovecha el tema central... de hecho en la versión anglosajona que tengo, la premisa es que a partir de la bofetada a un niño se desarrolla la trama. Y es mentira, porque en realidad es simplemente una excusa. No es problema, en el fondo, pero para mí el detonante era tan poderoso que podría haber sido de más provecho a lo largo del libro.


Por lo demás, bien.

miércoles, agosto 10, 2011

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, de HarukiMurakami

Lo que digo yo:

No vamos a ocultar que me gusta Murakami. De hecho, el otro día preguntaba Celes que si una vez leído uno, ya es como si hubieses leído todos... tengo que decir que un poco sí y un poco no. Hay dos que efectivamente se parecen mucho (Kafka y Crónica del pájaro...) porque comparten imaginario, simbolismo, tono, atmósfera. Luego, para mí, está After Dark que es curioso en sí mismo y que tiene cierto aire a estas dos, pero que también se acerca a Tokio Blues Y luego están justamente Tokio Blues y Sputnik mi amor. No puedo seguir con la clasificación porque no he leído más. Bueno, acabo de terminar El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas. Y a este lo situaría también como una setita medianamente independiente.

Me gustó mucho. Lo único que le reprocho son los últimos dos o tres capítulos de una de las historias que cuenta (dos, paralelas) porque destiñan un cierto ñoñismo que no me esperaba en el autor.

Por lo demás, incluso diría que es un Murakami menos embelesado consigo mismo, y eso es muy agradable. Ahora, no es apto para amantes de Kafka y Crónica del pájaro porque aunque echa mano de sus dejes característicos, no es exactamente lo que uno espera al abrir un libro del japonés.

En todo caso, me gusta mucho leer a Murakami porque vas a tiro hecho, me pasa como con John Irving, Lionel Shriver... esos autores que pueden apasionarte más o menos, pero que no te saldrán con algo que parece parido por otro.


Lo que dice la contraportada:

Dos historias paralelas se desarrollan en escenarios de nombre evocador: una transcurre en el llamado «fin del mundo», una misteriosa ciudad amurallada; la otra, en un Tokio de un futuro quizá no muy lejano, un frío y despiadado país de las maravillas. En la primera, el narrador y protagonista, anónimo, se ve privado de su sombra, poco a poco también de sus recuerdos, e impelido a leer sueños entre unos habitantes de extrañas carencias anímicas y unicornios cuyo pelaje se torna dorado en invierno. En la segunda historia, el protagonista es un informático de gustos refinados que trabaja en una turbia institución gubernamental, enfrentada a otra organización no menos siniestra en una guerra por el control de la información; sus servicios son requeridos por un inquietante científico que juguetea con la manipulación de la conciencia y de la mente y vive aislado en la red de alcantarillado, una red poblada por los tinieblos, tenebrosas criaturas carnívoras.


Asesinos sin rostro, de Henning Mankell



Lo que digo yo:


Es un libro entretenido, fácil de leer. Básicamente me lo leí sin esfuerzo alguno en el bus, en dos trayectos diarios de 30 minutos. Poco más tengo que decir... no engancha, no aprovecha las oportunidades, no crea un suspense inaguantable. De hecho me sorprende muchísimo que haya sido el inicio de la famosa y tan vendida saga "Wallander", porque no tiene mucha chicha.


Como dato curioso, escuché este podcast del BBC World Book Club con el


autor y me llamó la atención que:


1. no tiene sentido del humor, o lo pierde cuando habla inglés


2. habló fatal de Stieg Larsson, y yo tengo la sensación de que debe ser porque, a pesar de sus muchas pero muchas novelas publicadas (y que sigue vivo), es probable que Larsson haya vendido más... con menos novelas y muertito.


En fin. Olvidable. Pero no me hagan caso que de novela policiaca no sé nadita.



Lo que dice la contraportada:


Kurt Wallander atraviesa uno de los momentos más sombríos de su vida personal (sus relaciones familiares son un desastre, está ganando peso, bebe mucho y duerme poco) cuando tiene que ponerse al frente de la investigación del asesinato de un apacible matrimonio de ancianos, en una granja de


Lenarp. El marido ha sido horriblemente torturado y la mujer muere estrangulada poco a poco, con el tiempo justo de pronunciar antes de morir la palabra 'extranjero'.

viernes, mayo 06, 2011

No hay silencio que no termine, de Ingrid Betancourt

Lo que digo yo:


Me leí más de 700 páginas en cinco días. Es la mejor manera de explicar mi experiencia con este libro. Además, me produjo una experiencia muy rara, porque sabía que todo lo que me estaban contando viene de una experiencia real, pero lo consumí como si fuera un thriller en toda regla. Por ejemplo, empieza contando un intento de fuga. Yo sé -porque vi su rescate- que NO se escapa en ese intento y, sin embargo, lo leo casi con la esperanza de que consiga salir. Pasa cada vez que intenta escaparse, cada vez vas corriendo a leer la siguiente página para ver qué pasó. Eso quiere decir que es una narradora potente.


Betancourt -evidentemente y se nota- se implica emocionalmente como narradora, pero también tiene la sangre fría de describir pasajes que casi son periodísticos y de ser, a la vez, muy cuidadosa con lo que dice. Encuentra un equilibrio que a mí me pareció atinado.


De ese raro embrujo de leerlo como si fuera ficción salí de golpe al final. Las últimas cinco o seis páginas me sembraron un peso enorme en el pecho, en el estómago... es como si consiguiera que estés atrapada con ella y cuando empieza el final, empiezas también a soltar. Terminé, cerré el libro y me quedé en shock, dolida con el mundo, sorprendida, triste pero esperanzada, dándole vueltas a veinte mil cosas. Así al menos diez minutos. Una especie de resaca desde hace dos días en los que no he podido empezar ningún libro, porque tengo la sensación de que tengo que desintoxicarme de tanta realidad para poder aceptar, de nuevo, la invención.


Acabo diciendo que, aún cuando se puede ver su carácter fuerte detrás de las letras, hay cosas que se entienden mejor tras leerla, como la demanda al estado colombiano. Puedo estar en desacuerdo, me puede parece desmedido... pero no he sufrido un secuestro como para afirmarlo y, cuando se conocen los detalles, es bastante más fácil de entender.



Lo que dice la contraportada:


No hay silencio que no termine. En 2002 Ingrid Betancourt, candidata a la presidencia de Colombia, fue secuestrada. No hay silencio que no termine es el relato de sus seis años y medio de cautiverio a manos de las FARC. Íntimo, terrible, intensamente personal, este testimonio de su propia aventura no se parece a ningún otro. He aquí un viaje al corazón de las emociones extremas, una meditación sobre la vida, sobre la condición del réprobo y sobre lo que significa ser humano.

viernes, abril 29, 2011

Tan cerca del aire, de Gustavo Martín Garzo

Lo que digo yo:


Hace media hora básicamente pensaba que no me había gustado mucho el libro. Hace cinco minutos NO lo soporto. La diferencia... que hace media hora no sabía que era Premio Torrevieja (el 2do con más pasta tras el Premio Planeta) y que su autor se ha metido en la buchaca un tercio de millón de euros. Ahora no lo aguanto.


A ver... la idea inicial, detonante y fundacional del libro es preciosa. Poética, dulce, mágica y todo lo que queramos. Pero ya está...


Me molesta:


1. que de una idea bonita se haya forzado una novela, el planteamiento daba para un cuento largo o una novela corta.


2. que esa necesidad de extender el texto termine haciendo cansino el tema de las garzas, que era bonito de entrada pero termina saturando. Uf.


3. que el autor piense que no entendemos a la primera... se pasa veinte páginas diciendo  de mil maneras pistas como (es un ejemplo cambiado) es peluda, de cuatro patas, da leche, hace mu, tiene pequeños cuernos, a veces manchas, se come la carne, se usa el cuero... para luego  decir "Fulanito se dio cuenta en aquel momento que aquel animal era... una vaca..." ¡¡¡como si fuera gran revelación!!! Yo personalmente pensé: ¿Fulanito es imbécil que no se había dado cuenta o el autor piensa que yo soy la imbécil?


4. la pobreza del lenguaje. Ya sé que no podemos inventar un idioma nuevo y que ¡quien seré yo para juzgar al señor Martín Garzo! y también tengo claro que hay frases que usamos cotidianamente, pero no puedo con construcciones y lugares comunes uno detrás del otro."Una lágrima le atravesó la mejilla", ese tipo de cosas... O sea, o buscamos una manera de decirlo que no suene a repetida o directamente soy partidiaria de "lloró".


5. el autor explica lo que debemos sentir. O sea, nos dice que Fulanito lloraba, como para conmovernos, pero la verdad es que a mí Fulanito no llegó a importarme un pepino... y tampoco me creo que llore cuando lo dice el autor. Y esto me lleva al:


     5.1 es que los personajes nunca llegan a serlo, no me los creí jamás... nunca pasaron de ser invenciones intermediadas por letras. No tienen sangre, ni piel... son mentira y de las malas.


     5.2 lo curioso es que la situación es inverosímil y me la creí, pero no a los personajes.


6. historias periféricas que parecen estar ahí para engordar el libro. No digo que la historia sobre el cerdito no sea bonita... ¿pero a cuento de qué viene? Lo mismo la del niño muerto... en fin, que se va por las ramas.


7. los diálogos... que en realidad son monólogo... y que no están bien. Punto.


8. pretende ser una especie de tratado sobre el amor, pero es pasteloso a más no poder... hasta el punto de que todo está tan masticado y expresado de una manera tan simplona, que las reflexiones me parecieron vacuas, sosas y cursis.


En fin, que para ser un libro "mágico" le falta poesía y profundidad. Y para ser una historieta le falta estructura y peripecias. Que un libro así sea publicado, vaya y pase... pero que valga un tercio de millón... me cocina el hígado. Ya, no nací ayer, sé que los premios van con trampa, pero una cosa es premiar a grandes como Pombo o Mendoza y otra a este señor, que me merece todo el respeto como persona pero no me gusta nada como creador literario. Y de eso era el premio...


Uf.


Qué a gusto me he quedado.


Y paso de poner lo que dice la contraportada que me enciendo otra vez...


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...