miércoles, octubre 24, 2012

turista-cancún

Ahora que ha pasado el verano y la afluencia de este tipo de ser disminuye, os voy a hablar de una plaga extendida por el mundo. Sobre todo en las costas que parecen tener un puntillo de lejanía o exotismo pero prometen comodidades sin límites. La plaga es peligrosa se mire por donde se mire... se llama la plaga del turista-cancún.

El turista-cancún se distingue por tres características principales: bronceado rojo pasión con marcas muy muy blancas, capacidad insondable e inconmensurable de ingerir alcohol y necesidad imperiosa e inaguantable de escuchar música todo el día, en todo lugar, cuanto más de mal gusto mejor.

Llamadme snob. Llamadme pedante. Llamadme pretenciosa. Llamadme como os apetezca... pero el turista-cancún me pone de mal humor.

Prefiero al típico dominguero/come huevos.

Porque el turista-cancún va a la playa para tostarse y que sus amigos le pregunten dónde estuvo. El turista-cancún va a la playa para ir de compras... van a la playa para comprar perlas, rolex, ropa de marcas caras no... carísimas, zapatos imposibles que luego las turista-cancún se ponen para ir a comer a ese restaurante más kitsch que la puñeta, con precios aún más risibles.

Todos hemos sido turista-cancún en algún momento, no me malinterpreten... pero yo lo fui con 16 años, acompañada por otros adolescentes amigos y dos madres corriendo detrás nuestro intentando controlarnos y en Cancún. Pero cuando veo turista-cancún de más de 40 ó 50 ó 60, el corazón se me estruja. Esos ya no tienen remedio, su ADN está modificado y los pequeños turistitas-cancún, hijos, nietos, hijos de sus amigos... esos turistitas-cancún aprenden rápido y piensan que esto es, que el asunto es así, que así se viaja.

En estas vacaciones pude ver de cerca a una tipología de turista-cancún que me parece aún más terrorífica. El speak-english-please. Procedente casi siempre Inglaterra (pero ojito que los alemanes les siguen de cerca), viene con sus amigos... ingleses. Se hospeda en hoteles donde la carta del restaurante está en inglés. Pide comida que sea como la inglesa. Fish and chips, por ejemplo. Durante el día se junta con otros fellow speak-english-please  Hablan de cosas inglesas, piensan en su brumoso país, se tuestan sus blanquísimas pieles inglesas, beben cerveza inglesa, ven partidos de la liga inglesa de fútbil, vía satélite, en bares donde las camareras son inglesas. Por la noche corren en manada a buscar un restaurante con música en vivo. Música en inglés. Doble puntaje si es muy muy hortera. Triple puntaje si tiene al menos dos o tres décadas de haber sido lanzada al mercado inglés. Animan dando palmas. A veces se les oye un aullido de placer. Tanta “inglesidad” los pone a cien. A doscientos, les pone el aroma de su tierra que se respira en el ambiente. Más tarde se van de discotecas, ojalá haya concurso de camisetas mojadas, se van de fiesta a morir, a hacer el animal pensando que ¡qué más da, damn it, estoy en el extranjero, nadie me conoce! Sin darse cuenta de que, en realidad, quienes los miran son otros amiguitos de su barrio inglés. Se van a dormir orgullosos, qué bien nos lo pasamos esta noche, se van a dormir y a la mañana siguiente vuelta a empezar.

Llamadme snob. Llamadme pedante. Llamadme pretensiosa. Llamadme como os apetezca... pero el speak-english-please me pone de mal humor. Digo yo... ¿no es mejor quedarse en el barrio, hacer todo eso tan inglés y todos tan tranquilos? No entiendo el turismo, el viaje, el desplazamiento para ghettizar el mundo. ¿Qué se llevan a casa, aparte de sus quemaduras de 3er grado?

Definitivamente me hago vieja. O insoportable. O las dos. O “ingüelible”, como se dice en mi casa.
Líbranos señor de los turista-cancún, que de los domingueros ya me libro yo.

7 comentarios:

  1. En Siem Reap, CAmboya hay bares que parecen importados de un pueblo inglés, donde se desayuna judias dulces y se almuerza roast beef y donde a todas horas echan capítulos de Friends.....como escarpias tengo los pelos.

    ResponderEliminar
  2. A mí también me dan mucha chicha...si querés lo mismo que tenés en tu casa, ¡pues no salgás, coño! Además que los turista-cancún (ya sea speak-english-please o no) 99% de las veces son los que dejan las calles asquerosas con basura y vomitadas y son los que hacen escándalo y...y...pues eso, ¡que son una plaga!

    ResponderEliminar
  3. FANMA: de verdad que no lo entiendo... juro que lo intento, pero no... no lo consigo... Además te imagino con la vena del cuello a punto de reventar, pobrecico :D

    MURASAKI: eso mismooooo, coñoooooo :D

    ResponderEliminar
  4. Jajaja... Me encanta cómo lo describes... ¡¡Yo tampoco los aguanto!! Los que más me fastidian con diferencia son los speak-english-please... Luego vuelven a su país diciendo que en Spain todo el día de fiesta-toda la noche de fiesta... Y esa es la imagen que tienen de aquí... cuando son ellos los que se lo guisan y los que se lo comen, y nosotros lo más que aportamos es un poquito de arena y sol. Luego vuelven a su país y son de lo más "formalito"... ¡Cómo me cabrean!

    ResponderEliminar
  5. SAND: exacto... piensas... ¡¡¡pero si no viste nada del país al que fuiste!!!

    ResponderEliminar
  6. no, simplemente paso de esos sitios, porque como me dijo una thailandesa una vez, en españa tortilla y en tailandia arroz.

    ResponderEliminar
  7. FANMA: eso mismo, si no... ¿para qué?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...