viernes, mayo 25, 2007

Naufragio

Tantos se retiran como el mar después del tsunami… viendo la destrucción siguen su camino. Nunca llega el ejército de salvación, ni los bomberos, ni los marines gringos con sus caras de malas pulgas. Es como un naufragio en aguas de tiburones, más vale asumirse como el festín de tantos dientes, más vale no llorar, más vale rezar antes de que sea tarde, más vale no pensar en el frío ni en la humedad ni en el hambre. Más vale no sentir.

Hasta aquí no llega nadie, aunque hace rato que agito los brazos. Pero se puede oír el eco de alguien gritando sálvese quién pueda. Irónico, es como gritar nada, porque aquí nadie puede salvarse. Al menos yo no, es que no tengo salvavidas y nunca aprendí a nadar si no toco el fondo. Ya sé, puras tonterías, pero no puedo... ¡no puedo!

Y aún así, sigo sentada en el techo de esta casa que no conozco, viendo la inundación subir. Al menos ya no tengo que sujetarme a ramas que ceden -y que no sabía que cederían hasta que las muy malditas lo hicieron-. Juro por mi honor que no estoy esperando nada, pero ya todos sabemos que es mentira (sí, aunque haya jurado por mi honor) y que, con el silencio llenando hasta los poros, ansío el sonido del helicóptero entre las nubes. De eso o de un angelito con casco de acero que baje de una nube hecha de algodón de azúcar. O de un abrazo ¿has notado que suenan? Suenan a caramelo derritiéndose, o a botella al descorche: todo depende del abrazo.

Es lo patético de tener esperanzas, ni siquiera se reconoce cuando se está muerto. Lo bueno, en todo caso, es que no soy el único daño colateral (aunque otras “víctimas” disimulen su estado de putrefacción y sigan caminando por las calles). Lo malo, en todo caso, es que a veces se está más solo de lo que jamás se sospechó.

En fin. Patética sobreviviente de este tsunami que a veces parece naufragio. Ya ha sido suficiente de flotar y flotar, estoy a punto de escoger la inmersión de una sola vez.

Ps. Sí, es terrible, pero a veces le deseo infelicidad, aunque no lo confiese ni me dé permiso de decirlo en voz alta. Que sufra, que sufra, que sufra, me repito. Aunque después la culpa me coma las vísceras. Yo no empecé el bombardeo, en todo caso. Y no estaré libre de pecado, pero me da la gana tirar la piedra.

10 comentarios:

  1. QUE TAL LLEVAS EL PERFUME? ES ATRAYENTE, VERDAD?
    BNSS

    ResponderEliminar
  2. Cuando leí, las imágenes se me hicieron muy "reales", sentí el agua hasta el cuello y el viento, y las ramas húmedas (estúpidas ramas!)...sentí como que me lo había soñado...

    El angelito con casco de acero me lo imaginé como dibujado por Quino...

    Cuánta verdad en lo de "estar más solo de lo que jamás se sospechó"...

    Un abrazote

    ResponderEliminar
  3. Denise, todos a veces nos sentimos en ese tsunami...

    Te cuento que yo ya me he ahogado al menos unas 16 veces... pero lo bueno es despertar y aún estar aquí.

    Dichosa, por mí nunca llega ningún angelito con casco. ¿Qué habré hecho mal?

    ResponderEliminar
  4. Anonymous10:19 p. m.

    Si superas es tsunami "revoltoso" quiere decir que eres una nadadora profesional. Mojarse de vez en cuando refresca y quita las celulas o (sentimientos) muertos.
    Mariela.

    ResponderEliminar
  5. que te puedo decir... que mas de una vez he tirado la primera piedra...

    bsos desde mi esquina...

    @

    ResponderEliminar
  6. Dicen que después de la tempestad viene la calma, aunque a veces no podamos sobrevivir para verla...

    ResponderEliminar
  7. me gusta tu estilo, deberiaos hablar un dia.

    ResponderEliminar
  8. vendra la calma :), ha vuelto la vaquita sexy, saludos

    ResponderEliminar
  9. CELES: ya lo acabé :-) Es genial!

    MURASAKI: jajaj, el angelito con casco de acero es de una canción de chiquillos.

    DANILO: lo bueno es no ahogarse, exacto, pero nunca se sabe cuándo sí te vas a ahogar!!!

    MARIELA: pero también deshidrata si se está mucho tiempo en inmersión!

    @LEJANDRA: a veces hay que tirarlas...

    JAQUI: o cuando llega ya todo te da igual, que es peor. Y es lo que me está pasando, cada día me importa menos la tempestad!

    BABEL: gracias, iré a visitarte. :-)

    MORENA: hey! has vuelto!!! Saludos para vos, me voy a visitarte también!

    BESOS Y ABRAZOS

    ResponderEliminar
  10. Yo decidí quedarme en el mar y no salir de mi ahogo, no desespero ni busco el cielo, el azul me cubre, y yo me dejo llevar.
    Saludos he vuelto!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...