lunes, enero 22, 2007

El por qué de los prejuicios


Dos de cada tres pakistaníes que entran a la tienda comparten características... son un poco prepotentes, groseros, impacientes. En mi segundo día de trabajo me quedé sola y uno de ellos, tras contarme que tenía un "sirocco" (que a mí me sonó a bacteria, versión moderna del estafilococos o algo similar), me pidió las características de todos los móviles de avanzada.

Entiendo y le acepto que yo tendría que saber, esa es la premisa de la que cualquiera parte al entrar a una tienda de teléfonos, pero luego me di cuenta de que solo quería dejarme claro lo superior de su cerebro tan centrado en las nuevas tecnologías.

Cuando descubrió que no tenía ni idea (no fue tan difícil, tenía que ver mis notas para decirle que el LG "chocolate" tenía mp3, cámara y bla bla bla), me soltó un amable "eres nueva, ¿verdad?", yo dije la verdad y él agregó "se nota".

El viernes, tercer día, me vuelvo a quedar sola. Entra otro y termina peleándose conmigo porque no quiero venderle los tres teléfonos que él quiere. Que conste que no se los vendí porque tenía la orden directa de no venderles más de uno, y además, de tratar que no fueran los mejores de la tienda. Solo estaba obedeciendo órdenes, pero para él yo era un bicho maligno con mala fe.

Este, aún más "expresivo" se puso a hablar un poco alto. La tienda llena, yo sola. El señor en cuestión repetía "llame a jefe, llame a jefe". Luego, cuando llegó mi compañera de trabajo soltó el remate: "esta chica no sabe nada, no sabe, deberían tenir algun que sepa algo". Acto seguido me arrebató el teléfono que sí le vendimos de las manos y puso él mismo la tarjeta sim. Luego reclamó su cambio "once uros, once uros" mientras yo, sonrisa batiente, le decía "sí señor, un momento que le traigo su factura".

Al irse le dije "muchas gracias, buenas tardes". Luego fui a vomitar, jaja, no es verdad. Pero sí me tragué las bilis del mes. Al menos está claro que estoy aprendiendo a dominar el carácter.

Ahora: tengo dos opciones. 1. Asumir que una tienda de móviles atrae cierto tipo de comprador pakistaní. 2. Hacer lo que el hígado manda, que es tachar a un colectivo por una pequeña muestra que sé que no es representiva.

Me niego a lo segundo, pero a como siga con uno de estos, de día de por medio, no sé... se me freirán las neuronas racionales, lo juro.

Aunque luche contra estas cosas y sepa que lo racional siempre tiene que ser más fuerte en estos casos, confieso que entiendo el por qué de los prejuicios: todos salen de las tiendas de celulares.

10 comentarios:

  1. ja, ja, ja

    Si tienes cliente así, por supuesto que los prejuicios salen de ahí.

    Relájate, todo mejorará o seguirás derramando bilis.

    Te mando un beso, realmente me hiciste reír

    ResponderEliminar
  2. jeje... yo creí que ibas a decir como toda una científica y analista de las estadísticas que todos los prejuicios salen de una muestra no representantiva de x población...
    Paciencia! Y bilis fresca!!! (té de boldo para eliminar la envenenada!)

    ResponderEliminar
  3. Tranqui Denise, mientras podás regar tus bilis aquí para que leamos, todo va a estar bien en tu hígado... No entiendo por qué se comportan así... ¿será porque se desquitan?

    ResponderEliminar
  4. El trato con lcientes es humillante a veces. Alguno me ha hecho irme al servicio a moderme el puño.

    ResponderEliminar
  5. awwww... sorry pero debo reír.

    ahora, tranquila... hay clientes de clientes, desde los que te hacen sentir que ni tan siquiera los estás atendiendo, hasta los que quieren tirarte de alfombra...

    no tires la toalla, ya tendrás tiempo para restregar tus conocimientos a los que intentan dejarte en mal...

    pd. que bueno soy para esto de los consejos. :D

    ResponderEliminar
  6. Ay nena, me mato de la risa. Estuvo genial este post. Jajajaja. No más bien buajajajajajajajajaja. Sos un hit. Te deseo mucha suerte en el nuevo empleo. Yo en lo particular detesto a Cingular que me da el servicio celular, pero entiendo que los de la tiendita no escriben las reglas.

    ResponderEliminar
  7. jajaja...
    disculpa que me ría, pero hay uqe encontarle el lado positivo a las cosas, no?
    es sólo un trabajo, no un estilo de vida... ya encontaras algo mejor (cuando menos donde te traten mejor)... por lo pronto, te da material para los post, no?

    saluditos biliosos...

    ResponderEliminar
  8. kår¥ñå10:12 p. m.

    jajajjaajaa pues yo tambien me rio , me haces recordar el tiempo que aqui en mi trabajo se les ocurrio que tenia podia estar e aencion a clientes, hasta que un dia un cliente me tiro la pc y yo esterica lo amenace con demandarlo ((ya ni pecs)) suerte y como dice Claude Sandbed hay que encontrarle el lado a las cosas q no?

    ResponderEliminar
  9. Quizás te corresponda aceptar que la prepotencia y la tontería no sabe de fronteras ni culturas... qué pena.
    Tú ten paciencia que ese tipo de comportamientos dice más de ellos que de ti :)

    ResponderEliminar
  10. Jajaj, no pensé que hiciera tanta gracia el cuento! :-) Ya me cambiaron de tienda y bueno, ahora lidio con otras cosas pero está bien.

    Besos y Abrazos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...