sábado, julio 21, 2007

Juegos de niños, Tom Perrotta


Lo que digo yo
Al haber visto la película, me costó un poco quitarme las imágenes vistas de la mente al leer el libro… tengo que recordarme a mí misma eso la próxima vez que vaya a ver una película basada en una novela.

De todas formas, me gusta que ese humor un tanto sardónico y oscuro de algunos autores estadounidenses. Creo que logra sacar sonrisas por el tono y el estilo de lo que cuenta, pero además porque refleja personajes metidos en mundos extraños, pero de apariencia muy normales… gente “de bien” asfixiada por su rol y su vida, pero a lo mejor incapaz de salir de ahí.

Es un libro bueno, fácil de leer, con detalles adicionales a la película, aunque la adaptación es bastante fiel. No entra en mi lista de imprescindibles pero lo disfruté muchísimo.


Lo que dice la contraportada

Especie de paraíso en technicolor, los apacibles barrios residenciales norteamericanos son el escenario propicio donde se teje la trama de esta hilarante historia de vicios privados y públicas virtudes.

Su autor, descrito como "un Chejov americano" por The New York Times Book Review, se encuentra sin duda entre los más interesantes novelistas de la actualidad, y al éxito del libro se ha añadido el de su reciente versión cinematográfica, 'Little Children', candidata a varios Oscars.

En un microcosmos de sospechosa felicidad, donde nunca ocurre nada grave y los días se funden unos con otros como "ceras de colores en una bolsa de plástico olvidada al sol", los idílicos hogares son el caldo de cultivo del tedio y la frustración, un entorno del cual no pocos sueñan con escapar.

Por ejemplo Sarah, atrapada en su papel de madre y esposa, situación que nunca hubiera imaginado pocos años atrás, mientras preparaba su doctorado. O Todd, padre moderno y excitante icono entre las aburridas madres del parque, que se ocupa de su hijo de tres años mientras su mujer se dedica a producir documentales. Cuando la corriente eléctrica fluye inconteniblemente entre ambos,el frágil equilibrio de la comunidad se tambalea. Y por si no fuera suficiente, la llegada del inquietante Ronnie, que vuelve a casa de su madre tras cumplir condena por exhibicionismo, altera definitivamente la paz de este plácido enclave.

Los miedos y obsesiones salen a la luz, poniendo de relieve el contraste entre el discurso público y la miríada de traiciones y deslealtades que contaminan las relaciones de los mismos personajes en la esfera privada.

1 comentario:

  1. Literófilo10:19 p. m.

    He y gracias este si que se me apetece con eso de Chejov Americano, aunque de la misma forma le dijeron eso a Chejov. De disculpá que no te haya enviado la "novela" es que de pronto me sentí harto de la misma y no quiero no verla. Un besito. Vieras el proyecto, ¿podrías escribir articulos literarios de tus libros? Vos corresponsal en Barcelona, juuuuu que bueno. Además tu señor Padre salió en Soho escribiendo, ¿tenés la revista?

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...