miércoles, noviembre 28, 2007

La Zona, historia de paranoia


Acabo de ver la película “La Zona”, ópera prima de Rodrigo Plá. Me gustó muchísimo. No compraría el DVD (que es mi medida de películas de ver y ver y ver, aunque nunca llegue a comprarlas), pero valió la pena. Y eso que fui porque tengo que analizarla para un curso, al final tendré que darle las gracias al profesor.

El planteamiento es sencillo: en México DF hay un residencial de lujo amurallado, con alta seguridad y residentes de "primera". Fuera de esos muros, miles y miles de casas a medio hacer, chabolas, tugurios, gente necesitada. Una noche, tres ladrones logran entrar a La Zona. No cuento más.

Me puse a pensar si una historia como ésta tiene algún impacto en países europeos. Al menos aquí, si no es por las noticias esporádicas de robos a casas de lujo, la gente vive bastante tranquila. No ha llegado la paranoia de poner rejas, portones, guardas con ametralladoras y demás que sí hay en Latinoamérica. Lo más triste, pienso yo, es que la mitad del asunto es miedo infundado.

Pero es tan real que me ericé, y es que para los ticos, aquello era como ver Bosques de Lindora en medio de Los Cuadros. Espeluznante la esquizofrenia social, esa de me tapo los ojos y se acabó.

No tiro piedras a quienes viven así, porque seguramente si yo tuviera tanto dinero me buscaría un residencial al menos con un guarda y bajo ningún concepto tendría una casa sin rejas. Todos estamos contagiados. Triste.

Imagen: fotograma de la peli sacado de aquí

Y PS/ ya tengo cuenta de paypal y demás facilidades para comprar broches (si lo piensan detenidamente, es buenísima opción para regalos de Navidad y por ser bloggers hago precios especiales y amorosos ;-))

12 comentarios:

  1. Así acabaron los nobles en la Francia de Maria Antonieta y mira como acabó la cosa.

    ResponderEliminar
  2. A mi lo que me parece un poco triste de esos lugares, todos encerrados en su burbujita, es que no se dan cuenta del maravilloso mundo que hay afuera de sus "gated community".
    Nunca he vivido en un lugar tan pero tan exclusivo, pero si he vivido en esos condominios con guardas y portones y timbres y camaras... Y es de lo mas aburrido!! Las personas mas interesantes que conoci viviendo ahi, fueron los guardas y la señora que limpiaba el apartamento jaja

    ResponderEliminar
  3. Como bien dices, todos estamos contagiados, aunque aqui sea menos "visible"...Qué triste :S

    Tomo nota de la peli, aunque no aguanto a Marible Verdú...

    ResponderEliminar
  4. En México es muy comun lo de las rejas... se acostumbra uno...

    saludos enrejados...

    ResponderEliminar
  5. Es una realidad para paises latinoamericanos... es una tristeza. Vivir con el temor de perder las cosas que tanto nos han costado... Tomar medidas es lo único que se puede hacer si no hay apoyo y educación y mejores opciones de empleo para todos. Son muchos factores los que afectan la seguridad ciudadana. Habría que analizar porque motivos en Europa no se da tanto y en paises como el nuestro es más común. Me lleva a la reflexión

    ResponderEliminar
  6. Somos prisioneros de este tercer mundo? Admiro esa libertad que da la tranquilidad al otro lado de el mundo.

    Saludos desde mi hora mas oscura.

    ResponderEliminar
  7. Qué mal repartido está el mundo.Unos tanto y muchos tan poco...Yo no podría ser de los de tanto.Mi conciencia no me dejaría vivir ni un segundo.Y de los tan poco no podría si tuviera hijos.Porque si mis hijos no tuvieran qué comer,yo no dudaría en...no sé...
    Por cierto,la palabra de la que me hablas en mi blog también está mal vista aquí.Pero en Cádiz lo dicen mucho coloquialmente...A mí no me gusta decirla,la verdad...Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  8. No sé dónde leí que si no hubiese rejas, nadie intentaría entrar... Sin ir más lejos, en mi pueblo todos tenemos las puertas abiertas (entiéndase, sin cerrojo) y nunca ha habido ni un robo. Bueno, sí, pero en las casa de la urbanización donde viven los madrileños ricos, que tienen contratada seguridad privada. Y me consta que DVDs y ordenadores caros los tenemos también los del pueblo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno... me ha atraído mucho el argumentario de la película que me presentas... bendito emule e internet, ya está descargando!! gracias por enseñarnos tantas cositas ;)

    ResponderEliminar
  10. FANMA: uy... me da una tristeza, es que en Costa Rica ya tenemos esta moda de encerrados y paranoicos. :-P

    VIOLETTA: en la película justo lo llevan al extremo, incluso el colegio está dentro, les llevan las compras, entran y salen camiones de servicio pero nada más. E terrible. Y los ticos vamos por ese camino...

    CVALDA: es menos visible, o eso creo yo, espero que nunca crezca tanto como en otros sitios. Y jejeje ¿No aguantas a Maribel Verdú? ¿por qué?

    CLAUDE: yo estaba acostumbrada, pero ahora voy a Costa Rica y me parece horrible y raro.

    PEQUEÑO APRENDIZ: yo creo que la razón es tan sencilla como la distribución de la riqueza. Aquí hay gente pobre, claro, pero en general un trabajo malito te da para vivir. Cuando la gente no se muere de hambre suele ser más "honrada" y menos se sienten amenazados.

    AMOREXIA: tiene su lado malo el primer mundo, pero esto de no tener rejas es de las ventajas más grandes, se vive distinto.

    AGATA: mucho, muy pero muy mal repartido. Y sí, lo de ser "malo", "delincuente" y demás es relativo, depende del hambre,

    WAITING: yo creo que vale la pena.

    SUPERFLICKA: es verdad, pero también en países donde ya es parte del panorama "normal", es impensable no tener las rejas. Lo asumes como una necesidad.

    MARISA: ríete de mí, no sé usar emule!!! tengo el programa y luego no sé cómo conectarme :-P

    ResponderEliminar
  11. rodandocine.com1:06 a. m.

    te recominedo alojar la imagen en tu server

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...