jueves, mayo 18, 2006

¿Dónde está el límite?


Hoy, como a la Sirena me duele el mundo. (¡por cierto que tiene derecho a opinar de lo que quiera, carajo!). A veces me entran los ataques de impotencia, me debato entre saber que no hay demasiado que pueda hacer y el querer hacer algo más. Es complicado estar bronceándome en la Playa de los Cristianos, en el sur de Tenerife y ver cuatro, cinco, seis pateras a unos metros, amarradas con otros barcos bastante menos precarios.

¿Qué hago, entonces? ¿Me levanto y renuncio a mi vida cómoda? ¿Tengo algo más que aportar que la voz? ¿Cambio algo culpándome y flagelándome por algo que definitivamente no controlo?

No llegué a ver el desembarque, pero durante el fin de semana que estuve en el sur, llegaron más de mil personas en barcos a las costas españolas. La cifra sigue subiendo, y para colmos, hay algunos infelices enriqueciéndose con la pobreza ajena.

Por un lado entiendo que estos inmigrantes busquen cambiar sus vidas, que estén dispuestos a dejar sus familias, arriesgar la vida, dejar sus raíces y lanzarse sin seguros de ningún tipo a un país que –en general– no los recibirá con los brazos abiertos; pero por otro lado entiendo el estado de alerta que genera: si partimos de que entren 100 por día, en promedio (y entran muchos muchos más, no solo por las Islas Canarias), al cabo de un año habrían 36 500 personas más, adultas, necesitando trabajo, en España. Sumándole los latinoamericanos que andamos de veletas por acá y los europeos, asiáticos, etc etc etc, pues la cosa no pinta bien.

Hace unos meses, un profesor de guión dijo en clases: “los europeos nos hemos aprovechado de los africanos durante mucho tiempo, cuando menos lo esperemos van a venir a recuperar lo que les pertenece”. De repente, se me ocurre, que algo así está pasando.

No soy partidaria de medidas como la de hacer muros en fronteras, mandar cien mil militares, intimidar gente… sin embargo, lo contrario que es no ejercer ningún control, desde mi punto de vista solo provoca xenofobia, violencia, racismo. No sé cuál es la solución, pero está claro que como humanidad estamos haciendo las cosas muy mal.

Fotografía: EFE

15 comentarios:

  1. Pues si, es cierto. Lo hacemos muy mal. Nos aprovechamso de ellos como esclavos y pretendemso que se estén quietecitos y no nos molesten.

    ResponderEliminar
  2. Pero la denuncia y el descontento dan pie para que no seas parte de una maquinaría, que no seas parte de la indiferencia y el individualismo. El hecho que sea parte de tus pensamientos hace que sea importante y tenga un significado en tu vida. Puede, como tu lo planteas, que no cambie tu forma "de hacer la vida", pero si "de ser en la vida".

    besos para ti.

    ResponderEliminar
  3. FANMAKIMAKI: creo que no solo de ellos, hay un sistema cabrón de aprovecharse siempre que se pueda del menos fuerte, desgraciadamente :-(

    ALASDEMARIPOSA: pues espero que sea suficiente, aunque siempre me da miedo tener una actitud pseudo cuestionadora y quedarme ahí. No lo sé...

    ResponderEliminar
  4. ...tú sabes la historia de nuestra gente en los EEUU, pero estoy de acuerdo contigo. Cuando se toman medidas a tiempo, las medidas extremas nunca serán necesarias.

    ¡Qué difícil situación mundial!

    ResponderEliminar
  5. Por desgracia, racismo es lo que sobra en este mundo. Basta con escuchar a la gente en nuestras ciudades al expresarse sobre los extranjeros.
    En CR los nicaragüenses son considerados "inmigrantes" mientras que los europeos y gringos son "turistas".

    ResponderEliminar
  6. Las fronteras no importarían si los ricos no se hicieran más ricos... no es un cliché marxista, es sentido común. Hola.

    ResponderEliminar
  7. Los otros seres vivos que habitan la tierra no tienen problemas de inmigración, xenofóbia, etc... Es porque no son tan prepotentes cómo para pensar que la tierra pueda pertenecerle a alguien tan pequeñito e insignificante como somos todos, sino más bien al revés. Deberíamos aprender de esos seres que llamamos "bestias" o "seres irracionales" (¿quién es irracional?).

    ResponderEliminar
  8. motoman5:25 p. m.

    La solución es la justicia. Los países Europeos y NorteAmérica son los principales extorcionadores de los países pobres (hablo por latinoamérica). Interfieren no solo en la política sino hasta en los ciudadanos.
    A mi país le quitan la mitad de sus ingresos para pagar deuda externa. Una deuda que a Estados Unidos no le importa en lo mas minimo. Hay estudios que muestran que a Europa y EEUU le conviene económicamente liberar las deudas, eso haría crecer la economía norteamericana.
    No deben olvidarse los Europeos sobre todo España que América dió de comer y salvo de la hambruna a ese continente. No deben olvidar el holocausto que causó la conquista y no deben olvidar la destrucción de la cultura.
    No deben olvidar que de aquí sale el aire del planeta y que un día nos van a necesitar para respirar.

    ResponderEliminar
  9. es un tema a veces el de comprobar todas las injusticias que haya alrededor de nosotros, que nos llevan a plantearnos le problema moral de que hacer, la impotencia de ser tan insignifiacente, pero aunque sea un granito de arena que podamos ofrecer al alguien es un granito de arena. besos

    ResponderEliminar
  10. Laula Maga9:06 p. m.

    No se trata de clavarse con los problemas del mundo porque creo q es un peso demasiado agobiante para una sola persona... tampoco se trata de cerrar los ojos. Pienso que debemos buscar cómo podemos ayudar en la medida de nuestras posibiliades, cómo contribuir con nuestro trabajo, nuetras acciones y nuestras palabras a construir un mundo mejor. como bien lo dice lety, pensar q EU invierte tiempo y dinero en mandar tropas a matar migrantes latinoamericanos es indignante, pero me latió mucho lo que dijo tu prof., a lo mejor solo estamos en busca de recuperar lo que por derecho nos corresponde

    ResponderEliminar
  11. Yo he estado dándole muchas vueltas a todo este rollo últimamente...

    Qué hacer con tanta injusticia, con tanto dolor...yo, al menos, lo único que en este momento soy capaz de hacer es ir creando un entorno a mi alrededor lo más "limpio" posible: ser yo justa con los que están cerca, para ver si acaso el ejemplo se contagia y así de a poquitos, vamos corrigiendo los vicios humanos que tanto daño nos han hecho a todos...

    Creo en la ley de causa y efecto, y creo que todo se devuleve...todo conquistador fue conquistado antes, alguna vez, así que no es tan descabellado lo que propone tu profe...pero hay que tener cuidado de no engolosinarse con pensamientos de odio y venganza, porque sólo sirven para perpetuar el maldito círculo vicioso del que no nos logramos desprender desde el inicio de la historia...

    Es muy complicado. :(

    ResponderEliminar
  12. Ya estás haciendo algo, estás diciendo algo, estás hablando, estás compartiendo, estás demostrando que tenés corazón, que te duelen cosas, que estás viva, y que pensás que el mundo debería ser distinto...eso ya es bastante, hay gente que nunca se cuestiona nada.

    ResponderEliminar
  13. Qué tepuedo decir yo que vivo muy cerca del muro y dela guardia nacional que divide México de los Estados Unidos. Todo resonde a un modelo decimonónico de frontera(propuesto por el geógrafo Ratzel). La idea consiste en que la frontera es para protegerse; para brindar protección. Guagh!

    ResponderEliminar
  14. LETY: el problema es que yo estoy convencida de que las medidas son casi utópicas: cuando no haya hambre extrema en ninguna parte, el tránsito de gente por el mundo no será motivo de problemas.

    JAGUARDELPLATANAR: esa división es exacta, según de dónde venís así se te trata. Ceguera estúpida del ser humano...

    CADAVER: ¡Hola! no, no es cliché marxista, hasta este tipo de pensamiento se ha satanizado porque es más fácil controlar a la gente.

    AMINUSCULA: eso dice la canción, "yo quisiera ser civilizado como los animales".

    MAOCEVALLOS: yo creo que al igual que en nuestros países, hay gente de todo tipo, hay gente conciente y cabrones... lo que me jode es que las potencias se rasquen las panzas mientras el otro 90% de la gente la pasa mal.

    ANGELITAGRIS: supongo que un granito hace diferencia, pero me he enterado también de cada historia de ONGs, por ejemplo, que son para erizarse... no sé... complicada la cosa.

    LAULA MAGA: yo espero que ese "buscar lo que nos corresponde" no implique la misma destrucción que hemos pasado años criticando.

    MURASAKI: es que el problema de la causa y efecto es que incluye eso, el odio y la intolerancia. Es una mierda, directamente, ver como en este continente surgen fuerzas como los neonazis... como si no hubieran aprendido nada; como por ejemplo se han dado varios casos de agresiones raciales en cuestión de meses, incluso contra gente que no estaba haciendo nada... no sé, yo cada vez le tengo menos fe a la humanidad.

    JULIA: claro, pero quisiera que la palabra se convirtiera en acción, quisiera que existieran mil sitios como este al que tengo el link contra el hambre y no solo uno, quisiera que no fueran necesarios estos sitios, la verdad. Este es uno de esos días...

    CLAUDIA: protección... deberían protegernos primero de tantos corruptos, de los que se enriquecen con la miseria ajena y de otro montón de calañas...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Hola, me gustaría aprovechar tu artículo para invitarte a visitar una modesta tira cómica acerca de los límites que acabo de publicar en mi blog. Muchas gracias.
    El Amante de los Límites y Abismos
    Muchas Gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...