miércoles, noviembre 16, 2005

Diferencias, aguacates y actos vandálicos...


París. Torre Eiffel, Campos Elíseos, Río Sena… y cientos de coches quemamos en su periferia. Más o menos el mismo panorama en zonas de Holanda y Bélgica, según las noticias. Centenas quejándose -de la peor manera- de su situación precaria.

A cualquiera le asusta el dato, pero juro que me asustó más ver un programa español sobre el tema, donde se habla del peligro inminente de que en España pase algo similar por el exceso de inmigración…

Entre otras cosas, el programa explicaba que una madre se empezó a preocupar por su hija, metida en una pandilla juvenil llamada “Latin Kings”, porque “dejó de comer comida española y le gustaban los platos sudamericanos” y que además “dejó de leer a Machado y empezó a leer libros de esos países”.

Uno de los especialistas dijo que el asunto es que España no tiene capacidad de recibir más extranjeros. Partamos de que es verdad… el problema es que si no entran esos que “no caben” este país se va al carajo en unos años, simplemente porque la tasa de natalidad la mantienen los inmigrantes…

Luego, como gran aporte, dijeron las zonas españolas donde hay más chance de que pase algo igual… y yo solo pensé en la cantidad de gente que se lo cree y que ahora cambió de ruta de regreso a casa solo para no pasar por esos barrios de “chusma”.

Una señora en la calle, cuando la entrevistan, dice que el meollo del hoyo es que los inmigrantes “se niegan a adaptarse, siguen hablando como en sus países y comen lo mismo”. Ya, señora, entiendo.

Moraleja. Si su hijo come tamales, preocúpese. Si lee a Galeano ni se diga. Si es usted extranjero en otro país renuncie a sus propias costumbres. Absténgase de comer aguacate. Reniegue del calor tropical. No viva en barrios pobres, que ahí es donde siempre se arman los disturbios. Vístase con moda europea. Lleve a Machado bajo el brazo para probar su inocencia en caso necesario. Y sobre todo... si quiere salir en la tele sea malo maloso con cara de oso, que a los buenos no los quiere ver nadie.

8 comentarios:

  1. Ayyy k triste!!!!

    Yo parto a estudiar a España en un año, quizas 2...

    Y me gustaria comer su comida, que se me pegara su acento, y aprender sobre ustedes los españoles..pero mi Mexico es mi Mexico, no lo olvidare.

    Seguire comiendo tamales, y yendo a misa los domingos, leere a Garcia Marquez y a Garramuño.

    No se quien es Machado, pero no me niego a nuevas expectativas.

    Ojala, el ser humano entendiera que equidad es felicidad.

    Gracias por tu post, reanima y recrea.

    ResponderEliminar
  2. Alejandra7:33 p. m.

    A mi tu post no me reanima ni me recrea, pero si me preocupa, me alborota los pensamientos.

    Al final algunos seres humanos simplemente parecieran mantener la mentalidad de conquistadores. My way or the highway.

    Un país que oprime a otro nunca es un país libre por más que lo proclame (K. Gibrán).

    Si ninguno de nosotros a leído un libro "peligroso" o no ha tenido un amigo que fuera "diferente", o no se ha aliado a alguna organización que busque el cambio, seremos justo la clase de seres humanos que Joe McCarthy quería en los cincuentas, Bush en el S XXI y los mismos que opinaron en el programa que viste.

    ResponderEliminar
  3. Lo malo de todo es que demasiada gente ve los problemas de forma superficial (como la señora de la tele). Todo esto va más allá de si hay o no inmigrantes y si estos se adaptan o no, va al punto de las desigualdades sociales y de oprtunidades de gente que a veces ya ni siquiera es inmigrante sino que hijos de inmigrantes y que son tan europeos como el peñon de gibraltar o el canal de la mancha, pero que ven como sus vidas estan metidas en un hoyo sin salida.
    Cuando una sociedad promete cosas que no puede cumplir y tapa los desbarajustes la cosa se pone peligrosa, y la gente quema autos.

    ResponderEliminar
  4. a la señora esa le diria que enrtonces ella dejase de comer la tortilla de su abuela y que se olvidase de llamar a los euros perronas.
    Cada cual con sus constumbre,hombre!

    ResponderEliminar
  5. Para mí el problema está justo en la generalización y que con programas mal dirigidos como este que vi, lo que se hace es poner a la gente sin criterio (desgraciadamente mucha...) en un absurdo estado de alerta.

    Obviamente a mí, por ejemplo, tras un año por aquí se me han ido pegando cosas españolas, es natural, pero me niego a asumirlas solo por presión.

    Y adicionalmente, me parece tan extraña la costumbre de pensar que la diversidad es mala, cuando más bien pienso que enriquece a cualquier pueblo.

    ResponderEliminar
  6. Oráculo8:31 p. m.

    de pronto te tornas....futurista...

    ResponderEliminar
  7. Me ha agradado mucho tu post. El problema con la migración es que, efectivamente, el país que recibe migrantes si se ve afectado, y no siempre positivamente, con la llegada de extranjeros, especialmente cuando estos realizan actividades que van en contra de las costumbres del país que los recibe.

    Pero si un ecuatoriano come guatita en España no creo que le esté faltando el respeto a nadie.

    El Ecuador está produciendo migrantes para exportación, pero nosotros también estamos recibiendo colombianos y peruanos.

    ResponderEliminar
  8. Claro, malas personas hay en todas partes... pero pueden ser nacionales o extranjeras, simplemente son malas personas... en fin, tengo fe en el ser humano (actitud suicida, ya lo sé)
    :-)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...