martes, septiembre 02, 2008

Twelve, de Nick McDonnell

Ed. Anagrama
256 págs.

Lo que digo yo:
Por pura casualidad, tras leer el libro de Marisha Pessl, cogí Twelve de mi estante. A las pocas páginas de haber comenzado, me devolví a leer la solapa. El autor es un chico neoyorquino, cinco años menor que yo, de hecho publicó la novela en el 2003, con 18 años. Los autores jóvenes llegan a mis manos sin esfuerzo, parece.

Se me ocurre que podría haber sido un libro completamente diferente, más trabajado a nivel de historia, de personajes, qué sé yo, pero no lo es. En parte porque se supone que es algo así como un alegato generacional que asumo no me compete. Así que aunque me mantuvo entretenida y lo devoré, al final siento que me dijo poco. O al menos poco que no supiera ya. Una novela entretenida de sexo, drogas y hip hop.

Lo fatídico es la traducción… canta muchísimo. No digo que cambien el libro y que pongan expresiones españolas típicas de jóvenes, simplemente anoto que fue mi error no haber previsto que no era una novela para leer traducida.

Lo que dice la contraportada:
White Mike es delgado, pálido y distante; lleva el pelo rubio muy corto, viste tejanos, sudadera con capucha y un oscuro abrigo Brook Brothers. Ascético y solitario, no fuma, no bebe, no se droga. Lee a Camus y a Nietzsche, y ha terminado el instituto. Era un buen estudiante, pero ahora lleva seis meses sin hacer nada y todos suponen que se ha tomado un año sabático antes de empezar la universidad. O más de un año. Entretanto, White Mike se ha convertido en un camello sumamente eficaz y está ganando una pequeña fortuna. Que, sin duda, aumentará considerablemente en los cinco días próximos, entre Navidad y Año Nuevo, cuando todos los estudiantes de la privilegiada burguesía a la que también pertenece White Mike vuelvan de sus casas de vacaciones, ávidos de drogas, sexo y juerga. Allí estarán los jovencísimos Mark Rothko y Timmy, que aspiran a ser gángsters -o al menos a parecerlo- y merodean por Manhattan robando CDs de hip-hop, hablando la jerga de los negros, buscando drogas y comprando alcohol y tabaco con documentos de identidad falsos. Y la guapísima Sara Ludlow, la chica más popular de su universidad, ocupada en organizar fiestas para conseguir su mayor ambición en la vida: ser famosa. Y su amiga Jessica, menos guapa que Sara y bastante más torturada, que es una adicta al Twelve, la nueva droga de diseño. Y Claude, que ha sustituido la adicción a la cocaína por la afición a las armas, que compra en Chinatown y almacena en su dormitorio.

3 comentarios:

  1. PIER BIONNIVELLS4:33 p. m.

    Con lo que nos cuentas se ve que es un libro interesante.
    Tratare de apuntarmelo.. pero ahora estoy con dos, que me tienen totalmente atrapada.

    que estes bien.

    abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guapa!!!

    Que ha pasado con pluma en la tempestad??? Jooo!! de que me perdí???

    De cualquier forma, este blog de crítica a la lectura está muy interesante!!! me gusta!!!

    Un beso!!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Denisse, pues Belén me dejó tu mensaje. Te escribí a ese mail que me apuntas.

    Espero podamos hablar pronto... yo se dejé el blog... no sé si lo retome :))

    Te dejo un beso

    Pd. mi mail es kchuly@gmail.com

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...